miércoles, 5 de agosto de 2015

LAS SENTENCIAS DE MAIRENA (2)

—Continúe usted, señor Rodríguez, desarrollando el tema.
—En una república cristiana —habla Rodríguez en ejercicio de oratoria— democrática y liberal conviene otorgar al Demonio carta de naturaleza y de ciudadanía, prescribirle deberes a cambio de concederle sus derechos, sobre todo el específicamente demoníaco: el derecho a la emisión del pensamiento. Que como tal Demonio nos hable, que ponga cátedra, señores. No os asustéis. El Demonio, a última hora, no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario