martes, 1 de octubre de 2013

ADAM SMITH Y EL ORIGEN DEL SISTEMA CAPITALISTA


El siglo XVIII vio tres teorías económicas: el mercantilismo, la fisiocracia y el liberalismo.
Será ésta última la gran triunfadora y es la base de nuestro actual sistema capitalista.
El autor que la inició será Adam Smith  que escribe su obra Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones (1776).
Su primera y revolucionaria idea es que la clave del bienestar social está en el crecimiento económico, que se potencia a través de la división del trabajo (es mejor que cada trabajador y fábrica se especialice en un trabajo concreto, pues conseguirá hacerlo mejor y más rápido, pudiendo innovar). La división del trabajo, a su vez, se profundiza a medida que se amplia la extensión de los mercados. Esta idea será clave para el nacimiento del capitalismo a gran escala, siendo aplicada por el Taylorismo y, en nuestros días, por las economías de escala que utilizan las grandes empresas.
Su segunda gran aportación es la libertad de mercado. Basándose en las ideas fisiócratas, Adam Smith opina que la economía debe funcionar lo más libre posible. Los productores intentan obtener el máximo beneficio pero, para lograrlo, deben producir los bienes que desea la comunidad. Los consumidores intentarán comprar los mejores productos al mejor precio. Se producirá entonces competencia y las empresas mejorarán y de ello se beneficiarán los consumidores. 
Por ello, el Estado debe dejar actuar al individuo y preocuparse solo de tres aspectos: mantener la seguridad del Estado frente a los enemigos extranjeros, mantener la administración de la justicia  y encargarse de las obras públicas  y otras instituciones (como la educación) que no puedan mantenerse por falta de utilidad directa para un individuo. 

Tomado apuntesdehistoriauniversal.blogspot.com.

Esta libertad económica se regulará por medio de lo que él llama mano invisible, que no es otra cosa que la ley de la oferta y la demanda

1 comentario: