martes, 22 de octubre de 2013

IBN JAFAYA. EL AMANTE DE LAS FLORES

¡Cuánto me divertí en Alzira
cuando gozaba de una tierna
juventud afortunada!
Intercambiaba saludos de flores y copas
con mis jóvenes contertulios!
bellos jóvenes que lucían por el resplandor de luz
rostros en el negro marco de sus cabellos,
en un lugar donde las nubes bailan siempre
al ritmo de la suave brisa
mientras las olas del río se llenan de júbilo.
.
Ibn Jafaya (Alzira 1058-1138) fue uno de los grandes poetas líricos de Al Andalus, también conocido como al-Jazirí (el de Alzira) o al-Xuqrí (el del Júcar)

Propietario de tierras pudo dedicar su tiempo a su producción poética, con especial dedicación a los llamados poemas florales que le dieron el sobrenombre del amante de los jardines.

El jardín era un rostro de una blancura
resplandeciente,
la umbría, una cabellera negra,
y el agua del arroyo una boca de hermosos dientes.
Fue allí donde la paloma nos regocijó una tarde
al dejarnos oír su dulce arrullo.


Sumamente interesado por los fenómenos meteorológicos, llegó a describir los efectos desastrosos de una gota fría



Amante del lujo y la sofisticación, destacará por sus poemas báquicos en donde se ha querido ver ciertas inclinaciones homosexuales, aunque es conocido también por sus múltiples referencias a la mujer.

Es la vida embriaguez de rojo vino

siempre que te la sirva un mancebo

en cuyos ojos flota la negra pupila de los blanco,

viendo cómo las flores y las copas

se coronan con espuma pura y color rubí
copa en la que la nieve es corola,
corola que florece la copa.

.

Tu amor es auténtico,
Pero me asombra esa distancia entre los dos decretada.
Es como estar junto a un astro en rotación:
 Cuando desapareces tú, emerjo yo.

Durante el periodo de la conquista de la taifa valenciana por parte del Cid, Jafaya sufre un largo periodo de silencio del saldrá bastantes años después, cuando se convierta en poeta cortesano de los reyes taifas de Zaragoza en donde coincidirá con Avempace. Serán apenas dos años en donde su poesía se inclinará por la loa de los gobernantes, un género típico de los poetas aúlicos de Al Andalus.

Uno de sus poemas más celebrados y que representan perfectamente su hedonismo, su amor a los jardines y su tibia fe (características habituales en este periodo taifa y que serán cortadas de raíz por el rigorismo almohade)

 ¡Oh, habitantes del Al-Andalus,
que felicidad la vuestra al tener aguas, sombras, ríos y árboles!
No existe el jardín del Paraíso sino en vuestras moradas
Si yo tuviera que elegir, con éste me quedaría.
No penséis que mañana entraréis en el Infierno;
¡no se entra en el Infierno después de haber vivido en el Paraíso!

Aquí tenéis un poema suyo en árabe y castellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario