lunes, 26 de febrero de 2024

COSAS DE ROMANOS. Bacanales, plebeyos y esclavos

Bacanal por Tiziano

                                                                          Tomado de wikipedia

Libres y esclavos, ciudadanos y peregrinos, plebeyos y caballeros, todas las nacionalidades tenían cabida . El mensaje de la religión báquica era universal. No se refería a los ciudadanos, sino a las personas y encerraba promesas místicas de un encuentro con la divinidad, una suerte de evasión de la realidad cotidiana, por adversa que fuera, hacia horizontes de inmortalidad póstuma. La dicha de un eterno banquete aguardaba a los fieles. En estas circunstancias, se ha interpretado el culto báquico como una religión especialmente atractiva y receptiva para los sectores marginales o marginados de la sociedad: la plebe urbana desclasada, inmigrantes llegados a Roma, desarraigados o en esclavitud, peregrinos y plebe provincial con sentimientos adversos al poder imperial, aunque también incluyó grupos considerados minoritarios del orden ecuestre

 La crítica a esta visión del culto báquico se ha formulado en el sentido de que ni siquiera Livio menciona esos aspectos sociales, pues el cariz abierto a todo rango de seguidores se impuso. Sin embargo, esa visión permite evidenciar el implícito carácter liberador inherente a este culto en el que el fiel entra en otra vida que le trasciende, contacta con la divinidad en una dimensión donde quedan abolidas todas las limitaciones El mensaje encerraba un poderoso atractivo, pero no exclusivamente para los oprimidos, ya fueran esclavos, itálicos, plebeyos, mujeres o jóvenes no emancipados, o ya fueran desarraigados y desclasados. La promesa de salvación para los fieles no era excluyente. Y los seguidores que se constatan de manera individualizada no son muchos, pero sí diversos. Hispala Fecenia era esclava; sus dueños, plebeyos, ciudadanos romanos. El resto de nombres propios asociados a la persecución de las Bacanales ofrecen un espectro social muy heterogéneo. 


Bacanales: El mito, el sexo y la caza de brujas (Pedro Ángel Fernández Vega)


TODAS NUESTRAS COSAS DE LOS ROMANOS


domingo, 25 de febrero de 2024

Nuestra parte Neanderthal

 El análisis del ADN que compartimos con los neandertales sugiere que heredamos de ellos la propensión a tener algunas intolerancias alimentarias, la esquizofrenia o la artritis, pero también adquirimos algunas ventajas, como la posibilidad de reducir el colesterol malo, LDL, previniendo en muchos casos la obstrucción de las arterias y los problemas cardiovasculares. Algunos científicos se han preguntado por el tipo de enfermedades que pudimos contagiar a los neandertales. Según esos estudios, las primeras poblaciones africanas de Homo sapiens transmitieron a los neandertales la tuberculosis, ciertos herpes o la bacteria Helicobacter pylori, causante de úlceras estomacales. 

Pocas semanas antes de entregar la versión definitiva del manuscrito de este libro los genetistas Hugo Zeberg y Svante Pääbo han publicado un artículo en el que relacionan una parte del genoma de las poblaciones de Eurasia y América con una mayor propensión a infectarse con el virus SARS-CoV-2. Esta conclusión aún habrá de ser comprobada en futuros estudios, cuando se conozca más sobre este virus. Pero no deja de ser sorprendente la correlación entre la mayor incidencia de la enfermedad y ciertas regiones del planeta, entre las que se excluyen las africanas.


Dioses y mendigos (José María Bermúdez de Castro)



sábado, 24 de febrero de 2024

EL LIBRO DEL SÁBADO. Mecanoescrito de segundo origen. Manuel de Pedrolo

Una novela extraña pero que engancha, a mitad de camino entre la inteligencia práctica de Robinson Crusoe, los paisajes post-apocalípticos de Mad Max y el Lago Azul, una película de nuestra adolescencia en donde dos niños naufragan en una isla desierta, crecen, se enamoran...

Con solo dos personajes el autor nos narra la historia de amor y supervivencia de dos jóvenes en un mundo destrozado por los alienígenas, sin excesivos lirismos y mucho sentido común que les sirve para rehacer la vida en medio de la total destrucción.

Muy bien escrita y eficaz.

LAURA

                                 ÍNDICES DE NARRATIVA

miércoles, 21 de febrero de 2024

Paul Auster y Spencer Ostrander. Un país bañado en sangre

 

Un intenso ensayo sobre la violencia y la posesión de armas en Estados Unidos en donde el autor comienza hablando de sus experiencias personales para después analizar en profundidad las causas de este círculo vicioso que tiene atrapado a la primera superpotencia mundial.

Parte de su historia para explicarla, desde su estructura de colonos, la guerra contra Inglaterra o el miedo que les provocan sus propios enemigos internos (primeros los indios, luego los negros y más tarde los inmigrantes latinos e islámicos).

Junto al miedo se encuentra (cada vez más) la soledad y una visión cerrada y parcial de su propio país que se desgaja entre las manos (¿os suena de algo este discurso de ruptura nacional, de pérdidas de las esencias e identidades tradicionales?).

Hay, además, toda una mitología americana (basada en las armas y el automóvil; en los tiroteos y las persecuciones de coches que se multiplican en sus películas y series) que apela a un sentimiento de pertenencia pero también de épica made in USA (la del buen hombre armado que mata al asesino en serie, la del pistolero aparecido en medio de la ley seca, la de los panteras negras y su forma de autodefensa ofensiva... )


Toda su narración se completa con las fotos de Spencer Ostrander que ha buscado las imágenes actuales de los lugares en donde se produjeron matanzas. Imágenes sin rastro alguno de sangre que, por su propia objetividad y falta de significados, se vuelven insoportables con el pie de foto con sus muertos y heridos.

Lucas Corralejo


Todos nuestros libros de Auster en nuestros blogs

lunes, 19 de febrero de 2024

COSAS DE GRIEGOS. El simposio











Tomado de Wikipedia

Beber en compañía y conversar con relajada franqueza con los amigos son los básicos gozos del simposio. Hay que añadir también otros complementos festivos, como las flautistas, los saltimbanquis, los bailes y las fáciles relaciones eróticas ocasionales. (Los convidados son solo hombres, las mujeres de la casa no asisten al banquete, pero sí se admite a hetairas, más o menos refinadas, además de las flautistas y danzarinas). 

Para proceder al simposio, al acabar la comida, los sirvientes despejaban las mesas, dejando solo en sus manos las copas y, sobre las mesillas dispuestas junto a los triclinios, algunos dulces y golosinas, mientras los comensales se coronaban con adornos de hiedra y pámpanos. Los siervos derramaban sobre ellos perfumes y escanciaban por turnos el vino. Tras las libaciones se elegía a un árbitro de las charlas, el simposiarco o jefe del simposio. 

Se creaba así una placentera atmósfera en la que los simposiastas cantaban, charlaban adornando los brindis con sus gracias y ocurrencias, muy desenfadadamente, apasionados o frívolos, sobre asuntos de amor y de política. Vino, música y amistad amenizaban el convite, donde «se adormecen las penas y despierta el instinto amoroso», según Jenofonte. Las charlas simposíacas eran para aquellos parlanchines y discutidores por naturaleza fuentes de intenso placer. 

Uno podía imaginarse que también en el mundo de los muertos habría, para los bienaventurados, banquetes y tertulias por el estilo (como Luciano cuenta en sus Relatos verídicos), e incluso en el Olimpo los dioses disfrutaban de estas reuniones, como cuentan algunos mitos. En resumen, el banquete es un festejo colectivo donde se refleja un culto y una cultura de la amistad. En la franca y jovial comunicación del grupo de convidados se expresa un afán hedonista y una exaltación desinhibida del diálogo y la camaradería. 

El simposio, como se ha señalado, era a la par alegre espectáculo, espacio lúdico y amable confluencia de placeres. Perfumes, cantos, música y danzas, juegos de ingeniosas palabras circulaban impulsadas por el vino.


Grecia para todos (Carlos García Gual)


     COSAS DE GRIEGOS

domingo, 18 de febrero de 2024

MÁS BENEFICIOS DEL FUEGO EN LA PREHISTORIA



 Para completar lo que ya vimos aquí, os ofrezco dos ideas más sobre la importancia del fuego en la evolución humana

Una de las cuestiones más importantes que le debemos al fuego es que permitió las primeras muestras de socialización humana, y en estas poblaciones neandertales, con una probable capacidad de hablar, implicó que alrededor del fuego se generaran espacios de socialización, de conversación o de transmisión de conocimientos. La vida en torno al fuego potencia la imaginación, nos ayuda a recordar y a comprender, facilita la transmisión de información sobre el grupo, lo que genera seguridad y confianza. Eso que nos hace ser lo que somos. 

Prehistorias de mujeres: descubre lo que no te han contado sobre nosotras (Margarita Sánchez Romero)


El dominio del fuego también se puede relacionar con la duración y la calidad del sueño, que no es un tema menor. Podemos preguntarnos si fue un hecho crucial para dormir más profunda y tranquilamente, evitando la vigilia que supone estar pendientes de posibles depredadores. El antropólogo David Samson y el médico Charles Nunn investigaron sobre esta cuestión y publicaron sus primeras conclusiones en 2015. Estos científicos consideran que el sueño de los seres humanos es más corto y tiene mucha más calidad que el de otros mamíferos, incluyendo los demás primates. Los chimpancés, por ejemplo, pueden llegar a dormir más de once horas seguidas, mientras que nosotros tenemos suficiente con siete horas. Eso sí, nuestro sueño es más profundo y tenemos más fases REM, el llamado sueño de movimientos oculares rápidos o sueño paradójico (rapid eye movement, REM, por sus siglas en inglés). Las fases REM pueden llegar a constituir el veinticinco por ciento de todo nuestro período de sueño, una cifra considerable con respecto a la de otros mamíferos. Durante estas etapas de un sueño normal se produce el almacenamiento de recuerdos y el aprendizaje correspondiente. Sin duda, la arquitectura de nuestro sueño tiene relación con la cantidad de información que podemos almacenar y aprender a lo largo de nuestra vida. Durante las fases REM solemos soñar con escenas que nos parecen surrealistas, por la mezcla de situaciones que nos son familiares y la rapidez con la que suceden. No se conoce bien cómo se producen los sueños, pero es evidente que se mezclan recuerdos y vivencias propias almacenadas en el cerebro.


Dioses y mendigos (José María Bermúdez de Castro)

-

sábado, 17 de febrero de 2024

EL LIBRO DEL SÁBADO El asesinato de Sócrates. Marcos Chicot



Una apabullante novela histórica que todo futuro viajero a Grecia (o estudiante de ella) debería leer.

En sus más de 700 páginas (que nadie se asuste, su lenguaje y trama es adictiva y no se hace nada pesada su lectura) vamos a asistir al momento más interesante del periodo clásico que comenzará con los últimos meses de vida de Pericles y su entrada en la terrible guerra del Peloponeso, y continuará  con el desarrollo de ésta hasta la crisis ateniense y su progresiva vuelta a un (ya diminuto) esplendor.

Mientras vemos esta parte de la historia griega también somos conscientes (más que los propios protagonistas), del mundo de Esparta y sus peculiaridades que sirve para explicar esta guerra del Peloponeso como una batalla cultural (a la vez que imperial y económica) entre dos formas completamente distintas de concebir al hombre y el mundo.

Políticos como Pericles o Alcibíades, líderes militares como Tucídides, filósofos como los sofistas, Sócrates o Platón, artistas como Fidias o Mirón, griegos de las colonias de la Magna Grecia, adivinos, comediógrafos como Esquilo... La cantidad de personajes es alucinante, pero aún lo es más el conocimiento que tiene el autor de la Grecia clásica que nos permite hacer un recorrido casi integral por su civilización (oráculo de Delfos, Juegos Olímpicos, cerámica, el Ágora o la Acrópolis, las batallas de hoplitas o las navales, Eleusis y sus misterios, la filosofía, el papel de las mujeres, las costumbres espartanas, la violencia terrible de la guerra, los dioses de los griegos, sus festividades, el teatro y su importancia, los esclavos, sus comidas, su arte, las palestras de ejercicios, la creación de sus principales edificios, la vida en la Magna Grecia, los terribles vaivenes demagógicos de la Asamblea ateniense, su Consejo, sus tribunales...)

Lo histórico es fundamental pero (y esto no es habitual) está perfectamente hilado por un ramillete de personajes muy bien trazados que permiten hacer evolucionar la historia y convertirla en algo emocional que engancha al lector sin remedio.


Ciprián


                                            ÍNDICES DE NOVELA HISTÓRICA


viernes, 16 de febrero de 2024

Revisionismos

En los últimos años, es como si el pacto antifascista tras la Segunda Guerra Mundial se estuviera quebrando: tanto para los historiadores revisionistas como para los populistas de derechas, se desplomaran los tabúes...Paradójicamente, los que socavan dicho pacto se refieren justamente a la lógica liberal universalizada de la victimización: desde luego que existieron las víctimas del fascismo, sin embargo, ¿qué hay del resto de las víctimas de las expulsiones tras la Segunda Guerra Mundial? ¿Qué hay de los alemanes?

Bienvenidos al desierto de lo real (Slavoj Zizek) 


Lucas Corralejo

miércoles, 14 de febrero de 2024

PACO SORDO. EL PACTO


Una novela gráfica agridulce en donde el humor (pero también una suerte de horror) se nos presenta y nos habla de nuestra propia historia.

El protagonista, obligado por la editorial Bruguera a copiar el estilo del gran Vázquez, tira por la calle del medio y le secuestra para que trabaje para él.

En realidad es una historia desplazada, pues era realmente la propia editorial que secuestraba a sus autores y los exprimía como un limón (lo volverá a hacer con Ibáñez)

Al modo de los documentales, se van intercalando supuestas entrevistas a personalidades del cómic que sirven para terminar de colorear una industria que, bajo su idea de humos y entretenimiento, era una pura cárcel llena de de errores para ganar dinero que el Franquismo alentó en muchos ámbitos. (Yo misma conocí, a través de amigos, la continuación de esas empresas ya en la Transición).


Laura


                                  MÁS CÓMIC EN NUESTROS BLOG

 

lunes, 12 de febrero de 2024

COSAS DE ROMANOS. Ludi Florae

El festival se desarrollaba en los últimos días de abril y celebraba la primavera, a la diosa Flora (romanización de la ninfa Cloris; diosa de las flores, los jardines y la Primavera), enlazada con mil coronas de flores, y la llegada de los buenos y cálidos días. Una fiesta que se celebraba poco después de las Vinalia y que, según Ovidio, pertenecía a Venus y a Júpiter. En ella, según Ovidio, «la escena disfruta del hábito de un licencioso retozo». El poeta no quiere entrar en más detalles; para haber escrito el Arte de amar, se muestra parco en los Fastos. Frente a una Venus Verticordia, romana, la diosa de estas fiestas tiende a identificarse con la Afrodita griega o chipriota, la que habría enseñado a las mujeres las artes de la seducción y la prostitución.

 Era una fiesta multicolor, en la que vestirse con todo el arcoíris, frente, por ejemplo, a las fiestas de Ceres, en las que abundaba el blanco. Era también tiempo de juegos, al menos desde la Segunda Guerra Púnica, los Ludi Florae, que con los Ludi Ceriales y los Ludi Megalenses (dedicados a Ceres y a la Magna Mater), dejaban un mes bastante completo y en femenino. Eso sí, eran juegos más relacionados con la escena y el teatro que con los gladiadores y la sangre.

 Los Ludi Florae eran el terreno de las prostitutas, que bailaban y competían sobre el escenario y en el que los magistrados repartían víveres. Sabemos que no debía de ser nada muy adusto y serio porque, una vez, Catón se vio obligado a irse para no arruinar la fiesta, ya que nadie se atrevía a expresarse con libertad delante de él. Juvenal, de hecho, usa la expresión «merecer la trompeta de Flora» como poco sutil metáfora para usar el insulto más conocido del mundo hacia las mujeres.













La Floralia según Prosper Piatti,  1899


Cunnus (González Gutiérrez, Patricia)


TODAS NUESTRAS COSAS DE LOS ROMANOS