sábado, 1 de octubre de 2022

EL LIBRO DEL SÁBADO. Francesco Pecorano. La Avenida


Qué libro tan maravilloso. Cuanto me habría gustado escribirlo (en realidad una vez lo intente y todo quedó confusamente enmarañado por la página noventa, y finalmente abandonado)

Es la historia de un barrio periférico de la gran Roma que pasó de lugar fabril (la elaboración de ladrillos con la arcilla cercana) a un laberinto lleno de multiculturalidades y no lugares.
En todo su larga evolución, el autor utiliza el urbanismo como una disciplina para conocer la historia, los poderes y los propios seres humanos.

Esta historia es paralela a de su protagonista que escribe desde la vejez y el desencanto de unos tiempos que ya no entiende y se siente por completo excluido.
A través de ella podemos ver las miserias de la profesión universitaria, el compromiso comunista (sus glorias afectivas y su fracaso en el mundo real y globalizado), la crítica atroz al funcionariado o las corruptelas...
Como una exquisita trenza la obra va uniendo la historia del barrio, la de su vida y la de la más rabiosa actualidad que intenta entender.

Es la que llama la era del Estancamiento, el final del estado de bienestar y de un mundo ordenado por las ideologías que deja un lugar de valores cada vez más endebles (como lo hace la propia edad sobre el protagonista, cada vez más lejos de todo).
Un sistema económico globalizado pero descompuesto, poco a poco cada vez más despersonalizado, lleno de apariencias sin ya casi esencia.

Muchos de estas partes son un verdadero cuchillo por lo certeras que son (la realidad o, también, los ojos llenos de prejuicios con la que nosotros la miramos), pues la vejez no solo es una fase de la vida sino una suma de incapacidades físicas pero también mentales que nos apartan del mundo.
Aviso a navegantes





                                                   ÍNDICES DE NARRATIVA

sábado, 24 de septiembre de 2022

EL LIBRO DEL SÁBADO. Rusdhie. Furia

Es difícil siempre decir cuál es el tema de un libro de Rushdie, pues una de las excelencias del autor es crear libros-rio en los que la vida fluye y se entremezclan mil sedimentos distintos, siempre derribando barreras e ideas estancas.

En principio se trata de la vida de un profesor que huye a Estados Unidos, abrumado por la furia que le domina. Una furia que lo lleva a las mismas puertas del asesinato.
Pero esto solo es una pequeña faceta de esta terrible furia que crece en las sociedades actuales y que se expresa de numerosas maneras y Furia es el capitalismo triunfante (y brutal) americano o la multiculturalidad que revienta todas sus costura y cada vez enseña más los profundos odios que intentaba dominar.

Este hombre dominado por la furia es un antiguo profesor que rompe con la educación para hacer casas de muñecas y luego muñecas para explicar filosofía y enriquecerse con ellas mientras pierde su alma y la vende al mercado.
A través suyo veremos cómo, hasta el propio amor, se está llenando de gritos y la amistad de mil miserias.
Por donde miremos se nos presenta un mundo ansioso y fracturado que está olvidando sus porqués y la narración se va volando por sus grietas, dislocándose también.
En el último tercio de la novela la realidad se entremezclan con las fantasías de nuevos mundos creados para su uso cibernético y las luchas brutales por el poder en antiguas zonas coloniales. Todo es furia. Todo confusión de unos hombres que cada vez comprenden menos el mundo.
¡Y todo eso escrito a principios de los 2000!
Un cruel y exacta profecía del tiempo que vivimos.





                                                   ÍNDICES DE NARRATIVA

miércoles, 21 de septiembre de 2022

NOCTURNO III, LO QUE SIEMPRE SE LE OLVIDABA A LUIS

 La primera parte

Esta noche
solo, el alma
llena de las infinitas amarguras y agonías de tu muerte,
separado de ti misma, por la sombra, por el tiempo y la distancia,
por el infinito negro,
donde nuestra voz no alcanza,
solo y mudo
por la senda caminaba,
y se oían los ladridos de los perros a la luna,
a la luna pálida
y el chillido
de las ranas,
sentí frío, era el frío que tenían en la alcoba
tus mejillas y tus sienes y tus manos adoradas,
¡entre las blancuras níveas
de las mortüorias sábanas!
Era el frío del sepulcro, era el frío de la muerte,
Era el frío de la nada…

Y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada,
iba sola,
iba sola
¡iba sola por la estepa solitaria!
Y tu sombra esbelta y ágil
fina y lánguida,
como en esa noche tibia de la muerta primavera,
como en esa noche llena de perfumes, de murmullos y de músicas de alas,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella,
se acercó y marchó con ella… ¡Oh las sombras enlazadas!
¡Oh las sombras que se buscan y se juntan en las noches de negruras y de lágrimas!…


Esta segunda parte siempre quería olvidarla Luis




lunes, 19 de septiembre de 2022

Arqueología de bolsillo. La heroína. La gran epidemia de los 70-80

 A mediados de los años 70 la heroína entró como un caballo desbocado en España que explotó en los 80.

Las causas fueron múltiples y formaron una tormenta perfecta.

Por un lado España sale de la dictadura franquista y comienza la transición, creándose un marco de libertades impensables años antes (y también de relación hacia el exterior).

Por otro hay toda una gigante generación (el famoso baby boom). Son los hijos de los inmigrantes rurales que se localizan, especialmente, en barrios obreros creados por la dictadura en los años 50 y 60 con claras deficiencias en sus infraestructuras (sin suficientes plazas escolares, con escasos lugares de relación para jóvenes, ...)


San Blas

Entrábamos en una progresiva sociedad de consumo (desde finales de los 60) que se expandía por la radio y televisión a la que muchos jóvenes (en esos cinturones obreros) no tiene acceso, grandes grupos de jóvenes que se forman en aulas masificadas en donde sólo podían progresar los más aptos (o con familias que le pudiera ayudar más) y que ven cómo la inflación y el paro crecen sin parar derivados de la crisis del petróleo.

¿Qué futuro se les ofrece?

En los descampados (que son tan habituales en las grandes ciudades en plena construcción) o en los billares y recreativos pronto aparece un polvo blanco que te elimina todos los problemas (al menos en las primeras dosis), pero que engancha de una forma rápida y brutal.

                                                      Tomado de wikipedia

Se produce entonces una gran bola de nieve (mayor cuanto más bajos fueran los ingresos de los barrios) que se autoalimenta. 

Muchos yonkis comienzan a convertirse en camellos para financiar sus dosis, pero muy pronto se necesitaron nuevas fuentes de financiación y empezaron los robos a farmacias y negocios, los palos en cualquier esquina amenazando con una navaja o una jeringuilla, los tirones, los robos de coches..., creando una verdadera alarma social y una degradación cada vez más evidente de los barrios.

Pero no se quedaron ahí los cambios.


Avenida de Guadalajara. San Blas. Los Focos

Tomado de https://lasrosasmadrid.com/historia-del-barrio-las-rosas/


En zonas chabolistas se crearon grandes supermercados de droga a la vez que se establecida toda una mitología de estos jóvenes en el cine, la literatura y la música quinqui que se convertían en verdaderos héroes para nuevos jóvenes desesperados.


Sanitariamente, comenzaron las sobredosis y, un poco más tarde, el VHI que se contagiaba por el uso de jeringuillas compartidas. Sin una estructura sanitaria suficientemente desarrollada el sistema no daba respuestas a estos problemas. Apenas si existían servicios sociales, y la prevención de la drogadicción todavía no existía (el proyecto hombre comienza en 1984 como una ONG que sigue un modelo italiano)


                   TODAS SUS ARQUEOLOGÍAS DE BOLSILLO

sábado, 17 de septiembre de 2022

EL LIBRO DEL SÁBADO. Ishiguro. Cuando fuimos huérfanos

Ese gusto exquisito por el detalle, por el recuerdo de algunas palabras o gestos casi insignificantes que cambiaron una vida entera, es habitual en toda su obra pero aquí roza la perfección.

Es también toda una profunda reflexión sobre el sentimiento de culpa cuando no se interpreta correctamente el papel que se debe tener en la sociedad, desde la niñez al colegio o las reuniones sociales.
Deberes kantianos que nos hacen parecer alguien que no somos, y solo nos queda esa pequeña voz interior que narra el libro como un reducto.
Por eso la importancia de las apariencias. Ser bien inglés, o japonés, ser buen hijos ante unos padres déspotas, buen anfitrión, buen invitado, aunque al final todos somos puros extranjeros en cualquier lugar, pues todos somos mestizos sociales como siempre habla Ishiguro pero también Rushdie.

Todo esto es el fondo de una magnífica novela en la que el protagonista debe enfrentarse a su pasado, a la violencia y los odios ocultos pero siempre presentes como si fuera una metáfora (excesiva como cualquier obra de arte) de nosotros mismos, unos huérfanos eternos que buscan un lugar seguro en donde resguardarse.





jueves, 15 de septiembre de 2022

Nocturno III José Asunción Silva

 

Una noche
una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de älas,
Una noche
en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,
a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,
muda y pálida
como si un presentimiento de amarguras infinitas,
hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,
por la senda que atraviesa la llanura florecida
caminabas,
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,
y tu sombra
fina y lángida
y mi sombra
por los rayos de la luna proyectada
sobre las arenas tristes
de la senda se juntaban.
Y eran una
y eran una
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!
¡y eran una sola sombra larga!


Tomado de ciudadseva



Luis o Luis


lunes, 12 de septiembre de 2022

HAYDN. EL GRAN PADRE

 Haydn fue el gran padre, el de la sinfonía (con más de un centenar), pero también del cuarteto de cuerda. Fue el gran padre (o hermano mayor) de Mozart, y el maestro de Beethoven.

 

  Durante gran parte de su vida tuvo empleos seguros (algo no tan fácil de conseguir), primero con el conde Morcin y posteriormente con la familia Esterházy en sus dos palacios, el de Hungría y el vienés, pudiéndose desplazar incluso a Londres en dos ocasiones.

Su vida fue tranquila, tuvo grandes amigos (Mozart entre ellos), un gran sentido del humor y fue estimado por músicos pero también por los simples melómanos (como teatros enteros en Londres).

Nunca se oye de él nada negativo y hasta su particular matrimonio (que fue un simple formalismo, teniendo ambos cónyuges sus amantes casi oficiales) siempre se perdona hasta en las más rígidas mentalidades.

 

  En realidad, Haydn vivió como compuso, de forma equilibrada, rica pero sin excesos, de forma exquisita (pero no distante ni pedante), sin rigideces, entre la tradición y la invención.

Su obra es probablemente la más representativa del periodo clasicista, aunque en ella hay muchas sugerencias que aprovecharán, entre otros, Mozart o Beethoven.

Su muerte se producirá en plena invasión napoleónica, como si con ellas se cerrará un mundo (el del Antiguo Régimen) y comenzará a surgir la modernidad.