miércoles, 2 de octubre de 2013

EL DESPOTISMO ILUSTRADO

Carlos III

Todo para el pueblo pero sin el pueblo. Ésta es la frase que define este sistema de gobierno que mantiene el sistema de poder del absolutismo con ciertas ideas ilustradas.
En él el rey mantiene un poder total y no existe ningún mecanismo que le controle, pero intenta realizar medidas que favorezcan al pueblo general siguiendo cierta óptica ilustrada (apoyo a la educación, obras públicas que mejoren beneficios económicos, apoyo a la ciencia o el arte, controlar a la Iglesia...) poniendo en su gobierno ilustrados.


El sistema se puede analizar desde dos puntos de vista.
Desde el ilustrado es una forma de llegar al poder sin necesidad de revoluciones y poner en funcionamiento alguna de sus medidas (Es más fácil convencer a un príncipe que a una nación.) . Apoyándose en la autoridad del rey se pueden así realizar cambios lentos pero sin peligros de violencias o revueltas (una revolución de terciopelo o desde arriba), como creían los famosos afrancesados de la Guerra de Independia española contra Napoleón.
Desde otro punto de vista, el despotismo ilustrado se convertiría en una verdadera máscara del absolutismo, haciéndolo más amable y preocupado por el pueblo. De esta manera, mientras toma medidas que mejoran el país, se protege de revueltas ye inconformes.





Monarcas que practicaron el despotismo ilustrado podemos destacar a Carlos III en España, Catalina II en Rusia, Federico II de Prusia, José II de Austria.

Aquí tienes un texto para entenderlo mejor, y aquí un comentario de texto ya realizado




No hay comentarios:

Publicar un comentario