miércoles, 30 de octubre de 2013

LA REVOLUCIÓN DEL 1848



 El antecedente del ciclo revolucionario de 1848 está en Suiza en 1846. Se enfrentan los intereses de los cantones católicos (federalistas y conservadores), frente a los cantones protestantes (unionistas y liberales). Después de una breve guerra civil llegan a una solución de compromiso. Una república federal y liberal con un modelo similar al de Estados Unidos, con las funciones bien diferenciadas, para el Estado la política exterior, defensa, aduanas, moneda y ferrocarril, mientras los cantones se ocupan de educación, religión, justicia y prensa.

.
          El ciclo revolucionario de 1848 fue el más importante, duradero y amplio de los tres que conoció Europa en la primera mitad de siglo. Afectó prácticamente a todo el continente. Hay que destacar tres características:
-       Entrada de las ideas democráticas. Los liberales propugnan, monarquía, soberanía nacional, sufragio censitario e igualitarismo político, los demócratas propugnan república, soberanía popular, sufragio universal e igualitarismo social. La prensa será un instrumento fundamental
-       Movimiento obrero. En este momento ya hay corrientes anticapitalistas, y las trade union han adquirido fuerza. Definen la propiedad como un robo. Se redacta el manifiesto comunista y surgen grupos anarquistas. La izquierda ha reflexionado y plantea alternativas al fracaso del capitalismo que significarán, paradójicamente, la ruptura del movimiento revolucionario ante el miedo liberal a una revolución más profunda
-       Crisis económica. Malas cosechas de 1845-1846, enfermedad de la patata, crisis de cereales en 1847, subidas de precios y crecimiento de las enfermedades epidémicas. En la industria se produce un problema de sobreproducción que afecta primero a los sectores textil y ferroviario. Las acciones de las sociedades con dificultades de venta se hunden, los bancos no pueden hacer frente a las demandas de crédito y los fondos estatales se han destinado a comprar productos agrícolas. 

La revolución se desarrolló en dos partes, la primera fase en el mes de marzo se extiende por toda Europa la reclamación de una constitución, libertades públicas, derecho al voto y demás reivindicaciones liberales (educación pública, gratuita y laica, disminución de la jornada laboral…). Los gobiernos se encuentran desorientados y ceden ante la presión popular. Pasada la primavera se desarrolla la segunda fase, donde los distintos gobiernos van reaccionando y se vuelve a la situación anterior, de tal forma que para 1849 todas las revoluciones han sido liquidadas.

Napoleón III


          En Francia,  la revolución adoptó tintes cercanos a una lucha de clases, pues la campaña de los banquetes que acabó con Luis Felipe pronto se convirtió en una revuelta encabezada por los más radicales que propusieron el sufragio universal para unas elecciones constituyentes. El miedo a la anarquía y el socialismo se apoderó la clase política que consiguió dar una vuelta a los acontecimientos convirtiendo las elecciones en nacionales, conscientes que las provincias apoyarían a los moderados. Tras controlar la Asamblea aplastó la revuelta y se buscó una solución de orden que mantuviera la propiedad combinándolo con el asistencialismo y el sufragio universal: república liberal que se encuentra en equilibrio entre la revolución social y la reacción monárquica  Es elegido Luis Napoleón como Presidente de la República y una asamblea con mayoría monárquica y un minoritario grupo republicano radical. Aprovechando el rechazo hacia estos grupos radicales, da un golpe de Estado en 1851 para al año siguiente restaurar el Imperio. 

          En Austria la revolución supone la caída de Metternich y la desmembración de los distintos territorios. En Viena se desencadena una revolución. Primero se dan una constitución y luego una Asamblea Constituyente. Bohemia y Hungría se producen revoluciones nacionales. Debido a las disensiones de la asamblea de Praga entre checos y alemanes el ejército interviene y recupera el poder sobre la ciudad. Debido al nacionalismo magiar en Hungría, se organiza un ejército que junto con el que ha devuelto el orden a Praga restituye el poder de los Habsburgo en Viena. Los territorios italianos que se habían declarado independientes son sometidos por el general Radetsky. Tan solo la revuelta magiar necesitó del apoyo de las tropas rusas. Al final Austria mantuvo su integridad territorial, sistema político y redujo la autonomía de ciertas regiones.

          En Prusia el rey Federico Guillermo IV consintió la reunión de una Asamblea, hasta que esta decidió formar en las zonas polacas gobiernos locales con polacos. Entonces intervino el ejército y liquidó toda la acción revolucionaria. El rey dio una carta otorgada y organizó un parlamento donde los diputados eran elegidos mediante un sufragio mezcla de universal y censitario. Todos los varones tienen derecho al voto, pero se organizan en tres grupos en función del nivel de renta y cada grupo elige el mismo número de diputados.

      Hubo también un componente nacionalista en la revolución de 1848. En la Confederación Germánica se organizó la Asamblea de Frankfort que preparó la unificación de Alemania en un estado liberal y ofreció la corona al rey de Prusia. Este la rechazó, después de valorar la oferta, porque no podía aceptar ser emperador por designación popular.

 En Italia el rey de Cerdeña-Piamonte (Carlos Alberto) decide ocupar Lombardía que ha rechazado el dominio austriaco a la vez que Venecia se declara república independiente y los estados de la Toscana expulsan a sus príncipes absolutistas. El Papa Pío IX rechaza encabezar una guerra antiaustriaca. El gobierno de Viena cuando puede reaccionar recupera todos los territorios italianos y derrota al ejército Piamontés. En Roma estalla una revolución que proclama la república y expulsa al Papa. Ante la petición papal de ayuda, ejércitos austriacos, napolitanos y españoles vencen a los republicanos. Queda estacionado en Roma un ejército francés en salvaguarda del poder terrenal del Papa.

En 1850 todo había acabado, y el mapa de Europa no sufrió cambio alguno, instaurándose unos regímenes cada vez más conservadores

Sin embargo hubo dos logros. Una gran potencia, Francia, adoptó el sufragio universal como forma de elección de sus gobernantes. Fueron abolidos todos los vestigios de régimen señorial que quedaban en Europa, salvo Rusia que hubo de esperar hasta 1861 para acabar con la servidumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario