sábado, 24 de enero de 2015

EL LIBRO DEL SÁBADO. Mayo fue el fin del mundo. Frank Yerby



Frank Yerby fue un escritor afroamericano que conoció un tremendo éxito comercial en los años 60 y 80.
Hoy un tanto olvidado (acaso por su estilo bet seller), su literatura plantea varias cuestiones que siguen teniendo sumo interés, pues debajo de una apariencia de literatura sencilla (sumamente dialogada y con concisas descripciones) nos habla de nuestros prejuicios e ideas preconcebidas, especialmente las derivadas de la raza (pero también de toda una cultura y odios acumulados que lleva tras suyo).
En esta novela, junto a los acontecimientos del mayo del 68 parisino, ahonda en este tema a través de una relación amorosa interracial entre una blanca sureña y un negro, ambos americanos.
Sus desencuentros y problemas nos hablan de una historia común (la del racismo americano) contada desde dos puntos de vista opuestos en donde las tradiciones y hasta las propias palabras son dardos que se clavan en los corazones, impidiéndoles amar.
Y como telón de fondo (sobre todo a partir de la mitad de la novela) la revuelta de mayo de 68 estudiantil en donde podemos ver sus causas ideológicas y sus consecuencias, que convirtieron a París en una improvisada miniguerra civil

lunes, 19 de enero de 2015

SOBRE ISLAM, ÉTICA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

En relación con el reciente atentado yihadista de París he encontrado una serie de reflexiones sobre el Islam, la democracia, la libertad de expresión, la ética y la educación que me parecen muy interesantes para docentes y no docentes. Sus autores son pesos pesados: Jose Antonio Marina y Peridis
Os dejo los enlaces



Sobre la libertad de expresión y sus límites (https://itunes.apple.com/es/podcast/tertulia-humoristas-graficos/id282310581?i=332352883&mt=2) 



sábado, 17 de enero de 2015

El libro del sábado. LA SONRISA ETRUSCA. JOSÉ LUIS SAMPEDRO

La piedra erguida es misterio y clamor silencioso. Dos figuras humanas en estado naciente, en estado muriente. No acabadas de crear por el cincel: por eso mismo siguen ellas creando. El desnudo viril desfallece, la mujer en su manto le sostiene. Con brazos amorosos, con rostro desesperado...


... El armario le presentó su propia imagen: en sus brazos el viejo, el hombre, el niño; la cabeza exangüe sobre el hombro femenino, la mano colgante, el cuerpo como derramándosele entre sus brazos... Al verle, al verse así, su carga empezó a pesarle tantísimo que temió derrumbarse allí mismo...


En los últimos tiempos nos habíamos ocupado de José Luis Sampedro en su faceta más política y económica, íntimamente relacionada con el 15 M y, en gran parte, antecesor de algunas de las ideas claves de Podemos.
Estas navidades quise, sin embargo, retomar al Sampedro novelista y, aprovechando un viaje a Milán, volví sobre mi obra favorita, la Sonrisa etrusca.
Ya hacía muchos años de su última lectura, y sólo recordaba vagamente una maravillosa (y triste) historia sobre la vejez pero también el amor y la imagen de la Pietá de Rondanini como uno de las imágenes recurrentes.
Cuando volví a la lectura descubrí que el libro era eso pero muchísimo más también, y me volví a quedar deslumbrado ante su prosa, que en un principio era tan fácil, y que conseguía, sin embargo, entrar en las almas de sus personajes para desnudar sus más tiernos registros. Unos personajes tan recios como complejos que evolucionan durante la obra con una maravillosa lucidez.
Y es que la novela son muchas novelas dentro.
Un canto maravilloso a la vejez (un tema tan poco tratado en nuestra sociedad, que cada vez aparta más a los mayores, como si molestaran). La edad se nos muestra como un pozo de saberes duramente acumulados que dan una visión mucho más amplia y verdadera de la vida, llena de sutilezas (sobre el amor, la amistad, el sexo o los recuerdos) que la juventud no sabe entender, incluida la aceptación de la muerte que, curiosamente, no debe estar reñida con la muerte.

           Esa gente, con tanto libro, confunde las estampas con las cosas

Es también todo un estudio de las dos Italias (la del norte milanés contra el sur calabrés) que es, a la postre, la lucha entre las sociedades tradicionales agrícolas, con sus maravillas y sus sombras, y las sociedades posindustriales


Una interesante reflexión (desde los aspectos más materiales y sencillos a las grandes bases ideológicas que los sostienen) que cada vez será más difícil encontrar, y que sería maravilloso trabajar con nuestros alumnos para que entiendan sus raíces.

Claro, tienen que casarla con el mozo, porque ella ha quedado así deshonrada y nadie la querría... A no ser que la familia mate al mozo: entonces sí. Matándole se arregla todo.

¡Tú no sabes aún lo que es la plaza! Todo lo que le importa al pueblo se decide allí...

Que no acabe siendo uno de esos milaneses tan inseguros bajo su ostentación, temerosos siempre de no saben qué, y eso es lo peor: miedo de llegar tarde a la oficina, de que les pisen el negocio, de que el vecino se compre un coche mejor, de que la esposa les exija demasiado en la cama o de que el marido falle cuando ella tiene más ganas...



Se nos habla también de compromiso político y personal, con el pasado partisano del viejo que había luchado por la liberación de Italia frente a los nazis o la propia lucha contra el cáncer que emprende el protagonista.


Pero sobre todo es una novela sobre la capacidad redentora del amor como una forma de entender al otro pero también a sí mismo en donde el viejo realiza todos unos complejos aprendizajes gracias al amor hacia su nieto Bruno, a su amor otoñal de Hortensia, el redescubrimiento de su propio hijo...

...ya sabe vencer al destino. Atrincherándose en lo indestructible: el momento presente




martes, 13 de enero de 2015

EL MILÁN RENACENTISTA (2) FRANCESCO SFORZA


Los Sforza dominaron la Milán renacentista la segunda mitad del Quattrocento, siendo una familia tan poderosa como lo fueran los Medicis en Florencia, los Gonzaga en Mantua o los Montefeltro en Urbino.
Escudo de los Sforza que incluye la serpiente Visconti y añade el águila coronada

Su apellido surge del apodo de su fundador, Muzio Attendolo, un soldado de fortuna al servicio de los los reyes napolitanos, un ejemplo característico de condotiere militar (tan habitual en una sociedad en permanente guerra como era Italia) que terminará por llegar al poder
Tomado de wikipedia

Esto se producirá con Francesco Sforza, capitán del ejército de los Visconti, que tras la muerte de Filipo Maria Visconti (su propio suegro), llegará al poder por aclamación del propio pueblo milanés tras los tres años de desgobierno de la llamada Repúplica Ambrosiana en donde algunos nobles y juristas, primero, y una asamblea popular después, gobernaron en Milán.
Durante su mandato logró una paz con Cosme de Medicis y fue un periodo de estabilidad y bonanza económica, con Bartolomeo Colleoni como condotiero.

Castillo Sforzesco con la torre de ¿Filarete?

Una de sus obsesiones fue convertir a Milán en una capital moderna, ampliando los canales de transporte (como el naviglio d' Adda), construyendo el famoso hospital mayor (creado por Filarete), continuando empresas anteriores (Duomo, Castuja de Pavía de Amadeo) o restaurando el palazzo di Arengo y el Castillo Sforzesco.

Hospital Mayor. Filarete

Tras su muerte le sucedió su hijo, prontamente asesinado, dejando espacio para que Ludovico el Moro tomara la regencia de Milán

sábado, 10 de enero de 2015

El libro del sábado. DARIO FO. MUERTE ACCIDENTAL DE UN ANARQUISTA




 "El amo azuza a los mastines contra los campesinos... si los campesinos se quejan al rey, el amo, para hacerse perdonar, mata a los mastines".

Quizás sea ésta su obra mayor, tanto por su técnica dramatúrgica como por su contenido de denuncia social.
Inspirado directamente en la muerte en extrañas circunstancias del ferroviario anarquista Pinelli, sucedida un año antes de su estreno en 1970, nos habla de la brutalidad policial y de las oscuras cloacas del poder y la burocracia (los policías que participaron en su "suicidio", al tirarse por la ventana Pinelli, fueron absueltos por los tribunales, archivándose su causa).
La genialidad de Fo es convertir lo que podría ser un simple panfleto político en una obra universal que nunca olvida los hechos pero los lleva a verdadera categoría de símbolos.
                                                        
En ello tiene una importancia crucial el personaje del loco, un paso más allá de lo bufo, que va interpretendo los papeles de loco y, más tarde, de falso juez.
A través suyo, de sus desvaríos y sus iluminaciones, vamos conociendo la historia del asesinato, jugando entre lo absurdo y lo real en un carrusel sin pausa que enreda al espectador y le lleva de la mano para hacerle ver el lado oculto, los profundos descosidos que se encuentran detrás de la verdad oficial.


Mire, al ciudadano de a pie no le interesa que la mierda desaparezca, le basta con que se denuncie, estalle el escándalo y se pueda comentar. Para él, esa es la verdadera libertad 




sábado, 3 de enero de 2015

FRASES PARA PENSAR UN POCO. Necios

Como eran necios, antes de nada preguntaban para qué servía lo que estaban a punto de aprender; como eran necios, no se preocupaban por los detalles, sino por la síntesis; como eran necios, se parecían como una gota de agua a otra

martes, 30 de diciembre de 2014

EL MILAN RENACENTISTA (3) LUDOVICO EL MORO

Tomado de wikipedia

La Milán renacentista tuvo su cénit en la figura de Ludovico el Moro, hijo de Francesco Sforza que consiguió desbancar al heredero legítimo, Gian Galleazo (hijo del primogénito, Galeazzo, que murió asesinado), convirtiéndose en el regente de Milán.
Gian Galeazo por un discípulo de Leonardo (De Predis)
Tomado de wikipedia

Cuando éste alcanzó la mayoría de edad, terminó encerrando a su sobrino en una verdadera jaula de oro de placeres en su corte de Pavía mientras él se convertía en uno de los grandes poderes de la Península italiana.




Como buen príncipe italiano (en su corte se formaría el luego famoso Baltasar de Castilglione) utilizó el arte como una forma de prestigio y consiguió reunir en torno suyo a grandes artistas como Bramante (que realizaría las reformas de Santa María delle Grazie), Leonardo (que pintó su Última Cena en su Cenáculo y realizó el desaparecido boceto para su estatua ecuestre), Luca Pacioli (gran matemático, muy influido por Piero de la Francesca).

Por lo que conocemos, el actual castillo Sforzesco fue una corte elegante y sofisticada (aún más con la llegada de su mujer, Beatrice d' Este, hija de los Gonzaga de Mantua), llena de fiestas (muchas de ellas diseñadas por Leonardo, como la de los planetas, y con escenografías de Bramante), exóticas comidas (como nos detalla Leonardo en el códice Romanoff), poetas y músicos...

Cortile del Castillo Sforzesco

Boceto para el vestuario de la Fiesta de los Planetas. Leonardo da Vinci

En el aspecto personal, y como corresponde a este tipo de condotiere (como Federico de Montefeltro) mezcló la cultura y el buen gustó con las más extremas atrocidades (el asesinato de su sobrino por medio de Leonardo y sus venenos inyectados en un melocotonero) o las más burdas maneras (Leonardo nos comenta que tenía en la mesa un conejo vivo atado que le servía de servilleta).

Entre sus numerosas amantes destacó Cecilia Gallerani, una bella e inteligentísima mujer que tanto fue amante como asesora de Ludovico. Leonardo la pintó como la famosa Dama de Armiño y, acaso, más tardíamente, como La belle ferronière 
La Dama del armiño. Leonardo d Vinci
Tomado de wikipedia

Tras ella llegaría Lucrezia Crivelli.
Y es que las mujeres fueron la vida pero también el fin de Ludovico el Moro.
Isabel de Aragón (de que también estuvo enamorado Ludovico, e intentó, incluso, que se condenara a la impotencia a su esposo, su sobrino Gian Galeazzo, por medio de sortilegios) intentó recuperar el control de Milán apelando a su padre, Ferrante de Nápoles.
Éste terminó creando una alianza con Florencia, Venecia y el Papa para expulsar a Ludovico.

Ludovico el Moro. Medalla conmemorativa

Frente a ello, Ludovico buscó el apoyo francés para defenderse de sus enemigos. Pese a las advertencias de su amante-asesora, Cecilia Gallerani ("No le enseñes a los franceses el camino de Italia"), Carlos VIII (apoyado por el emperador Maximilino) entró en el conflicto.
Muy pronto las planes iniciales se truncaron, y enemistado con el francés, se enfrentó contra él, iniciándose las Guerra Italianas, en las que Leonardo participó activamente como diseñador de máquinas de guerras y cocinas de campaña
Máquina de guerra de Leonardo

Luis XII terminó por derrotarle en Novara con el apoyo de Venecia y los estados Pontificios (comandados por el famoso César Borgia).
Desde entonces fue prisionero (durante ocho años) en el Castilo de Loches, donde terminó muriendo 
Castillo de Loches
Tomado de wikipedia

sábado, 20 de diciembre de 2014

EL LIBRO DEL SÁBADO. El misterio del eunuco. Al Andalus para jóvenes


La novela de este sábado cambia de escenario y época y nos traslada a la corte califal de Al Hakem II para narrarnos una estupenda novela juvenil de misterio en donde uno de los médicos del califa y su hijo han de descubrir al autor del asesinato de uno de los eunucos principales de la corte.
En sus andanzas conoceremos al califa, a la favorita, a otros médico mucho más hetedoxos, al general de los ejércitos mientras paseamos por Córdoba (aunque resulta asombroso que en ningún momento se hable de Medina Zahara).

La novela es sumamente fácil de leer y, sobre todo, muy entretenida, utilizando el género de la investigación a un nivel fácilmente comprensible, aunque con sus constantes cambios de rumbos y sorpresas.


A nivel histórico lo más interesante es cómo se nos explica el origen y vida de estos famosos eunucos, con páginas enteras que bien nos podrían servir para la clase.

.

viernes, 19 de diciembre de 2014

LA REFORMA CISTERCIENSE


Claustro del monasterio cisterciense de Alcobaça

Cluny murió de éxito, y la reforma cisterciense le daría la puntilla de gracia.
Como ya vimos aquí, Cluny emprendió una reforma del monacato y tal fue su expansión que apenas un siglo después (finales del siglo XI) dominaba gran parte de Europa.
En este proceso la orden se había enriquecido sobremanera y sus abades dominaban (como nuevos señores feudales) grandes territorios, emparentados con la gran nobleza y las monarquías.
Todo esto hizo que el espíritu original de pureza y pobreza se fuera perdiendo, y las grandes abadías cluniacienses eran focos de poder y riqueza como nunca había visto la Edad Media.

Sala capitular monasterio cisterciense de Veruela. Zaragoza

Ante ello, una serie de monjes cluniacienses deciden separarse y crear un nuevo monasterio (Citeaux) y una nueva orden (el Císter) que pretendía volver a su pureza original.

Refectorio (comedor) del monasterio cisterciense de Alcobaça

Con ellos se iniciará una nueva orden monásticas que alcanzará su esplendor con el cuarto abad, San Bernardo de Claraval, que con sus escritos codificará las normas dela nueva comunidad (a la vez que alentaba la segunda Cruzada y realizaba los estatutos de la orden del Temple, uniéndose de manera profunda templarios y cistercienses hasta la desaparición de los primeros).
Visión Mística de San Bernardo. Ribalta

En realidad se trataba de volver al ora el lavora de la Regla de San Benito, cortando cualquier posibilidad de riqueza o corrupción.

Dormitorio de los monjes. Poblet
Tomado de wikipedia

Esto se tenía que ver en sus propias construcciones, de las que se eliminó la ostentación o la escultura que hiciera famosa a los benedictinos.

La iglesia relumbra por todas partes, pero los pobres tiene hambre. Los muros de la iglesia están cubiertos de oro, pero los hijos de la iglesia siguen desnudos. Por Dios, ya que no os avergonzáis de tantas estupideces, lamentad al menos tantos gastos.

Frente a ello preferían arquitecturas sin adornos en donde se empezaron a utilizar algunas soluciones técnicas (arco apuntado, bóvedas de crucería...) que heredará el gótico.


Bóvedas de crucería del monasterio de Santa María de Huerta. Soria

Su funcionamiento sigue siendo el que ya conocéis, y siguieron siendo los monasterios grandes explotaciones agrícolas que fueron incorporando las nuevas técnicas.
Lo que cambió su relación con el poder temporal, del que intentaron alejarse por completo, insistiendo mucho más en la caridad (anunciando así lo que serán las futuras órdenes mendicantes).
Refectorio de Santa María de Huerta. Soria