martes, 17 de abril de 2012

COMIDA Y DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA


Al menos tres son las grandes aportaciones a nuestra cocina venidas desde fuera.
La primera la protagonizaron fenicios y romanos (olivo, vid, varios cereales, salazones...)
La segunda se produjo en Al Andalus 
La tercera, acaso la más importante desde el punto de vista cualitativo, sucedió tras el Descubrimiento de América.
Os cito alguno de los más importantes


El cacao, que muy pronto se convirtió en una moda (el cholocate) de las clases pudientes

El pimiento, ya dulce o picante, y que muy pronto derivó en nuestro imprescindible pimentón

Las judías (nosotros solo conocíamos las habas desde tiempos romanos).

El cacahuete (tan utilizado aún en la zona levantina no solo como aperitivo sino como forma de sacar aceite)

El maíz, que tan bien se aclimató al norte peninsular hasta constituir (junto a la patata) uno de sus cultivos más tradicionales.

Entre los animales se conoció el pavo, y entre las frutas la piña. Además de las chumberas y las pitas que terminaron por naturalizarse en los paisajes mediterráneos.

Sin embargo, los dos tesoros fueron el tomate y la patata.


El tomate (según unos de origen Inca, según otros, azteca) tuvo una curiosa historia, pues su color (como algunas bayas venenosas) hizo que sólo se utilizara como planta decorativa, y antes que en España se extenderá por el sur de Italia. En nuestro país no se hizo definitivo hasta el siglo XVII
.

Con la patata sucedió algo parecido y solo se cultivó como forma ornamental. Luego comenzó a ser alimento de pobres (sustituyendo a las castañas) hasta que Luis XVI en el siglo XVIII la puso de moda

TODOS NUESTROS POST SOBRE LOS DESCUBRIMIENTOS GEOGRÁFICOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario