sábado, 17 de agosto de 2013

El libro del sábado. EL AZAR DE LA MUJER RUBIA. Manuel Vicent. La transición, Suárez y carmen Díasz de Ribera

Maravilloso libro de Manuel Vicent que entre la épica que recuerda a la Balada de Caín y la crónica histórica de Aguirre el Magnífico, consigue un particular retablo de la transición, con sus luces y sus muchas sombras.

El libro comienza y se articula en torno a la figura de Adolfo Suárez (ya con la memoria perdida) y esa curiosa mujer rubia, un personaje histórico del que pocas veces se habla, Carmen Diaz de Ribera, hija ilegítima de Serrano Súñer y correa de transmisión entre el príncipe Juan Carlos y Adolfo Suárez.
La historia se estructura como vagos recuerdos de ese olvido lechoso que habita en la cabeza de Suárez. Fogonazos intensos que nos repasarán la historia del último franquismo y la Transición a través de los múltiples personajes que nos forjaron: Tejero, Juan Carlos I, Calvo Sotelo, Carrillo, Lola Flores, Tarancón, Fraga, Tierno Galván, Felipe González, un imberbe Aznar, Gutiérrez Mellado, Jesús Gil, Arias Navarro, Santiago Carrillo...
A través de ellos se nos cuenta la historia más allá de los manuales, pasando de las manifestaciones o la Movida  al botellón, de la muerte de Franco a la boda de la hija de Aznar, con episodios poco conocidos y, ante todo, una visión sin prejuicios ni falsas añoranzas de nuestra Transición.





Las bondades y las historias oscuras del poder en donde ETA, los militares, los añorantes o los renacidos intentaron poner palos en las ruedas de aquel experimento que, milagrosamente, salió con éxito. Las ambiciones de poder de un joven Gobernador de Ávila que, gracias a los azares de la mujer rubia, junta sus fuerzas con un príncipe puesto por el régimen y dispuesto a cambiar la faz del país con decisiones que, de tan temerarias, fueron posibles.
Llama también la atención las numerosas reflexiones (muy interesantes) del autor sobre los protagonistas y los tiempos que no estaría mal mantener en la memoria cuando intentamos explicar este periodo tan complejo.

Y sobre todo, qué maravillosa forma de narrar. Verdaderamente increíble

No hay comentarios:

Publicar un comentario