jueves, 4 de junio de 2015

Texto. El comercio de esclavos en la Edad Moderna

Antes de llevarnos ante el sultán nos encadenaron, obligando a nuestros soldados a llevar las armaduras del revés para su escarnio, colocaron aros de hierro en torno a los cuellos de nuestros oficiales y nos condujeron a palacio haciendo sonar estridente y triunfalmente los cuernos y las trompetas que se habían cobrado de nuestro barco. Los habitantes de la ciudad (Estambul, siglo XVII) bordeaban las avenidas y nos contemplaban con regocijo y curiosidad. El sultán, oculto a nuestra vista, seleccionó una parte de esclavos y los hizo separar del resto. Cruzamos en eschifes el Cuerno de Oro hasta Gálata y nos amontonaron en la cárcel de Sadik Pasha.
La prisión era un sitio lamentable. Centenares de cautivos se pudrían en medio de la mugre, dentro de celdas minúsculas y húmedas

Pamuk. El astrólogo y el rey

No hay comentarios:

Publicar un comentario