jueves, 11 de febrero de 2016

LA DEVOTIO MODERNA

«¿De qué te sirve disputar a fondo sobre los misterios de la Trinidad, si no tienes humildad y desagradas entonces a la Trinidad? Verdaderamente, los discursos sublimes no santifican ni justifican al hombre; es la vida virtuosa la que lo hace agradable a Dios… Deseo más bien sentir la compunción en mi corazón que saber su definición… Si supieras toda la Biblia de memoria y todos los dichos de todos los filósofos, ¿de qué te serviría sin el amor de Dios y la gracia″ 
Kempis. (Imitación de Cristo)


Van der Weyden. Piedad

A finales del siglo XIV se desarrollará una corriente espiritual que tendrá una larga lista de influencias posteriores (Erasmo, San Ignacio, Giordano Bruno, Nicolás de Cusa, Lutero...)
Se trata de la Devotio Moderna, nacida en la zona de Renania, que renovará gran parte de la vida religiosa de finales de la Edad Media y principios del Renacimiento.
Su idea fundamental es el retorno a los orígenes del cristianismo, huyendo de una excesiva teorización de lo religioso (la pura teología, especialmente toda la derivada del movimiento escolástico) para retornar a las fuentes (la Biblia, hasta entonces "secuestrada" por los estamentos clericales) y la aplicación de las ideas cristianas a la vida cotidiana (derivada del mundo franciscano y agustiano)
Monasterio de Windesheim
Tomado de wikipedia

La canalización de estas ideas se organizará a través de las hermandades de la Vida en Común, semejantes a los tradicionales monasterios (aunque gran parte de sus miembros eran laicos) que ya no se sostenían de la limosna como las tradicionales órdenes mendicantes, sino con el trabajo, especialmente la edición de libros, lo cual será una de las causas de su extraordinaria expansión.
En estas comunidades se practicaba el celibato, el conocimiento de uno mismo, la interna lucha para conquistar los bajos deseos, vencer el orgullo, despreciar las cosas temporales y romper con la avaricia. (blogs.ua.es/renacimientopaisesbajos/humanismo-y-devotio-moderna).
Todo ello para, en palabras de Duby, "preparar el alma para sus encuentros nupciales con el Espíritu, conducirla en sus sucesivos grados, prevenirla en el momento decisivo, el de la muerte, contra los peligros del tránsito (...) Esta devoción invitaba pues al fiel a acercarse a la Palabra de Dios y hacer de ella el alimento de una meditación permanente"

Creadas por Gerardo Groote y difundida por Florencio Radewijns, en ella surgirá la figura más relevante del movimiento, Thomas de Kempis, que escribirá la famosa Imitación de Cristo, traducida a múltiples lenguas y con una influencia capital
Imitación de la vida de Cristo
Tomas de Kempis
Tomado de wikipedia

Junto a lo ya dicho, eran métodos habituales la oración metódica, el examen de conciencia y la meditación, tomando a la figura de Cristo y sus dolores como origen de las mismas.

Estas prácticas (que huyen por completo de la especulación teológica) conducen a un fuerte subjetivismo y a una gran valoración de la intimidad, la voluntad y las emociones que conducirán (aunque este no fuera su objetivo) a las múltiples prácticas místicas de escasa base teológica que se desarrollarán en el siglo XVI (quietismo, iluminados...).
San Ignacio, educado en sus colegios, intentará sistematizar esta corriente para evitar desviaciones en sus Ejercicios espirituales
Su influencia será también muy visible en el rechazo a la liturgia y, en general, a la estructura eclesiástica, poniendo el acento en la Biblia y su lectura continua, que serán fundamentales para Erasmo pero también para Lutero, que buscan (el primero más por la razón, el segundo por el sentimiento) una unión directa con la divinidad sin intermediarios.
Su influencia llegará incluso al arte, y los Primitivos flamencos (especialmente Van der Weyden) buscarán una pintura más cercana a los sentimientos humanos, pudiéndose utilizar como verdaderas imitaciones de Cristo (de la misma manera, aunque de una forma mucho más humanista trabajará Durero en sus Cristos de la Paciencia)


Para saber más

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada