lunes, 2 de agosto de 2010

EL ISLAM. LA CIVILIZACIÓN DEL AGUA (8). LOS POEMAS FLORALES


-->
“¡Oh, habitantes del Al-Andalus,
que felicidad la vuestra al tener aguas, sombras, ríos y árboles¡
No existe el jardín del Paraíso sino en vuestras moradas
Si yo tuviera que elegir, con éste me quedaría.
No penséis que mañana entraréis en el Infierno;
¡no se entra en el Infierno después de haber vivido en el Paraíso¡
Ibn Jafaya. Diwan de Alcira, XI, llamado al-Yaman o el amante de los jardines)

Era tal el amor que tenían los musulmanes a sus jardines que en el siglo XI surgió un nuevo género literario que hacía poesías en torno a ellos conocido como rawdiyyat (de rawd, ‘jardines’ en árabe). o nawriyyat, si se refería específicamente a las flores.
El poeta más destacado en este género fue el valenciano Abu Ishaq Ibrahim Ibn Jafaÿa de Alcira (1058-1138), al que llamaban al-Ÿannán ("El Jardinero o el amante de los jardines).


Sus obras son cortas composiciones que hablan del jardín y los sentimientos que le producen, mucha veces relacionándolo con lo amoroso (lo cual es habitual en la lírica islámica).
Os dejo con algunos de ellos
“El jardín era un rostro de una blancura resplandeciente, la sombra una cabellera negra, y el agua del arroyo una boca de hermosos dientes.”
“El árbol con su acequia es como una hermosa con el talle aprisionado por un cinturón”

“Ráfagas de perfume atraviesan el jardín cubierto de rocío
cuyos costados son el circo donde corre el viento...
Yo enamoro a este jardín donde la margarita es la sonrisa;
el mirto, los bucles,
y la violeta el lunar”

“Era un caballo alazán con el cual se encendía la batalla como un tizón de coraje

Su pelo era del color de la flor del granado; su oreja, de la forma de la hoja de mirto”



-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario