domingo, 29 de agosto de 2010

LAS PITAS QUE NOS VINIERON DE AMÉRICA


De América nos llegó el tomate o la patata, ya lo sabéis, pero también muchas otras especies que, se han naturalizado tan bien, que ya las consideramos como nuestras.

Una de ellas fueron las pitas o ágaves, procedentes de las zonas desérticas del norte de Méjico.

Estas plantas se adaptan sumamente bien a la falta de lluvias y en la actualidad se utilizan con fines ornamentales en los jardines secos, junto a los cáctus. Sin embargo, y hasta el siglo XIX, su cultivo se hizo con fines comerciales, pues de ellas se extraían fibras que servían para la costura.

Su pitaco (la flor que sale al cabo de muchos años y que significa la muerte de la planta, de la que salen entonces hijos en torno suyo) sirvió como material de construcción (vigas, techos) en zonas como Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario