sábado, 25 de octubre de 2014

El libro del sábado. ANA MARÍA MATUTE. UNA ESTRELLA EN LA PIEL Y OTROS CUENTOS

Muchos tan sólo la conocerán por el magnífico Rey Gudú, pero Ana María Matute tuvo, antes de esta segunda etapa fantástica, otra mucho más cercana a la realidad, compartiendo ética y estética con el resto de la generación de los 50 (Benet, Martín Gaite, Sánchez Ferlosio, Grosso...).
A esta época pertenecen gran parte de estos cuentos en donde la realidad más miserable se abre paso a través de niños y otros perdedores. La dura realidad de la posguerra llena de miseria, de pilluelos comidos por el hambre y la suciedad, de chabolas de extrarradio o míseros pueblos.
En esos ambientes los hombres intentan sobrevivir y sólo los sueños de los niños, su mirada tierna entre tanta pobreza, consiguen mirar más allá y llenar de poesía (aunque triste) la dureza exterior.
Y es que en estos cuentos el frío se palpa, el de aquel que no tiene abrigo ni calzado, o la soledad de los ancianos que ya consumieron cualquier esperanza, de los padres amenazados por la ruina, de los marginados y los pequeños delincuentes, que sólo la dulce mirada de la escritora logra rescatar de sus miserias y enaltecerles pese a todo.
Sin madera de héroes, sus personajes sobreviven, y los niños lo observan todo entre la magia de su ingenuidad y las duras lecciones que la vida se encarga de darles.


Como puede verse, no un libro para niños. Demasiado real para mostrárselo (aunque no estaría nada mal que recordaran lo que fuimos, no hace tanto tiempo, cuando la riqueza se acumulaba en tan pocas manos y no existía sanidad pública o pensiones y la escuela era un privilegio).
Un libro para adultos a los que se le encogerá un poco el estómago (aunque tiernamente) y podrán disfrutar de algunas piezas realmente bellas en donde la muerte se transforma en pura metáfora de sueños y visiones, como un tul dorado que encubre, sin poder evitara por completo, las tristezas del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario