sábado, 13 de diciembre de 2014

El libro del sábado. EL ASTRÓLOGO Y EL SULTÁN. Orhan Pamuk


Ya nos hemos ocupado en otras ocasiones de Orhan Pamuk (Nieve, Estambul, Me llamo Rojo).
En este post queremos recoger una de sus primeras obras que aún se encuentra entre el terreno de la búsqueda de una voz personal, aunque algunos de sus temas (el del creador y el poder, los encuentros y desencuentros entre Oriente y Occidente con una Estambul como encrucijada, la posibilidad de una ilustración islámica) ya serán algunas de su principales líneas que se desarrollarán en su obra madura.
Lo que me ha fascinado realmente del libro es su carácter borgiano casi absoluto.
Y lo es en alguno de sus ideas principales, como la del doble (que se desarrolla en múltiples variaciones como el ventrílocuo o el espejo), el destino (cifrado en los sueños y desanudado con los actos y las voluntades), la posibilidad de libertad del ser humano ante él, sobre todo cuando somos unos grandes e inconscientes ciegos que nos creemos singulares cuando solo repetimos las vidas de otros.
Una historia de reflejos y confusiones creadas en un triángulo: el del esclavo cristiano que escribe la crónica, el inventor turco que es su dueño y es por completo idéntico a él y el sultán que juega con ellos, con sus sueños y sus mentiras en medio de una corte llena de intrigas.
Un juego de ajedrez a tres bandas en donde los personajes se dominan, son dominados o, simplemente, juegan a enfrentarse en una niebla espesa que siempre les impedirá conocerse a sí mismos sino es a través del reflejo que ven en los otros.

Realmente borgiano, igual que su estilo conciso y cortante en donde la ciencia tiene caracteres verdaderamente poéticos; es una manera (entre la razón y la intuición), una más, como la propia literatura, tanto de conocer como de mentir, pues toda palabra, todo concepto, tiene amarrado la posibilidad del engaño


No hay comentarios:

Publicar un comentario