lunes, 15 de diciembre de 2014

LA REFORMA GREGORIANA

El papa Gregorio VIII
Tomado de wikipedia

A mediados del siglo XI (pasado ya los "peligros" del Milenio), una serie de Papas (entre ellos Gregorio VII), inician una fuerte reforma de la iglesia, que se encontraba fuertemente controlada por el poder feudal y acechada por prácticas incorrectas (investidura laica - los propios nobles ordenaban sacerdotes en sus feudos -, simonía - venta de los sacramentos- o escandalosas rupturas del celibato - que prohibía el sexo a los sacerdotes).
Se trataba, por tanto, de volver a una mayor pureza a la vez que se reforzaba el papel del Papado como cabeza de la iglesia.
Para ello se contó con la reforma cluniaciense de la que ya hemos hablado aquí, directamente vinculada al Papa y no a los señores feudales.
Claustro del monasterio cluniaciense de Santo Domingo de Silos

Gracias a ella se fue introduciendo la nueva liturgia (el llamado rito romano que sustituyó a la liturgia bizantina que en España aún seguían los mozárabes) en el tuvo especial importancia la música (el famoso canto gregoriano).
Por otra parte (y utilizando un documento falsificado en tiempos carolingios llamado donación de Constantino), el Papa se convirtió en cabeza indiscutible de la Iglesia, con poder sobre el resto de señores , reyes y emperadores, lo cual llevó al gran Cisma de Oriente, 1054 (la ruptura de la iglesia ortodoxa bizantina, que se negó a obedecer el Papa, considerando que sus Patriarcas estaban al mismo nivel que él).


Esta reafirmación de la autoridad papal llevó también a la Querella de las Investiduras en donde el Papa y el Emperador del Sacro Imperio Germánico se disputaban la primacía (en Italia esto se convirtió en una verdadera guerra civil entre güelfos y gibelinos), triunfando finalmente el Papado al que se fueron uniendo los monarcas franceses (Capetos), Hispanos (reyes de Navarra, Castilla y León, Portugal)...




No hay comentarios:

Publicar un comentario