lunes, 13 de junio de 2016

LA TUMBA DE QUEVEDO


El pueblo de Villanueva de los Infantes no hizo caso al testamento del escritor (que quería haber sido enterrado en Santo Domingo, en donde había muerto) y decidió enterrar a su genio local en la parroquia de San Andrés, en la capilla de los Bustos.

Desde entonces sus huesos corrieron una larga aventura, y un siglo después fueron trasladados a la cripta de Santo Tomás de Villanueva en donde se olvidaron y sólo volvieron a salir a la luz en una excavación de 1955.

Allí aparecieron decenas de restos entremezclados y sólo recientemente, el fémur deformado de su cojera ha permitido rescatar 16 huesos del autor
Quevedo en el Libro de Retratos de Pacheco



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada