miércoles, 1 de junio de 2016

EL AGER PUBLICUS


Durante la historia de Roma fue muy habitual que grandes lotes de tierra pasaran a manos del Estado.
En un primer momento fueron tierras tomadas a los enemigos de la república que se confiscaban cuando estos eran defenestrados.
Más tarde, con la verdadera expansión territorial, aproximadamente un tercio de las tierras conquistadas pasaban a manos del Estado.
Estas tierras eran donadas a veteranos de guerras (como hicieran Julio César o Pompeyo) o, especialmente, arrendadas a patricios y plebeyos ricos (ya directamente, ya por medio de compañías) que se denominaron publicani.
La gran extensión de nuevas tierras (cultivadas por esclavos, también muy abundantes gracias a las guerras de expansión) hicieron que cayeran de forma vertiginosa los precios agrícolas ante los que no podían competir los pequeños propietarios (especialmente en Italia) que emigrarían y formarían parte de una plebe cada vez más empobrecida que se mantenía tranquila por medio del famoso panem (repartos gratuitos de comida, especialmente trigo sacado de estas propias tierras) et circenses

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada