miércoles, 27 de septiembre de 2017

SAN JUAN DE LA CRUZ (3). Entre Pastrana y Alcalá de Henares



Las fundaciones de Santa Teresa llevan a San Juan de la Cruz a Pastrana.




Santa Teresa con los príncipes de Éboli

Junto a él, la santa decide fundar un convento masculino (el segundo) en unos terrenos cercanos a la villa que ocupaba la antigua ermita de San Pedro; para ello elige a San Juan como futuro prior.
Fachada del convento, realizada por fray Alberto de la Madre de Dios

La acompañaban dos monjes napolitanos, a cual más extraño: fray Juan de la Miseria, primero franciscano y con rudimentos de pintura con los que realizará el primer cuadro de la santa, y Mariano de Azzaro, antiguo ingeniero hidráulico que excavará minas en todo el entorno para conseguir agua.

Tras unos meses Santa Teresa decide volver a trasladar a San Juan esta vez Alcalá como director del Colegio Universitario que ha hecho en la ciudad para la Orden Carmelita, San Cirilo. (Con él la reforma quiere abandonar el voluntarismo y, siguiendo las ideas de los jesuitas, siempre tan cercanos a Santa Teresa, dar una sólida base intelectual a sus monjes más destacados).

Colegio convento carmelitas descalzos de San Cirilo

Mientras San Juan se encuentra en Alcalá la Fundación masculina Pastrana cae en un abismo de problemas con un nuevo prior que no da la talla y la aparición de una extraña ermitaña vestida de hombre, Bárbara Catalina, que durante unos años tuvo predicamento en la corte y fundó eremitorios en la Roda con las limosnas recibidas por nobles y familia real, siendo invitada en varas ocasiones por la Princesa de Éboli

Cueva cercana al convento en donde San Juan se retiraba a meditar


No hay comentarios:

Publicar un comentario