miércoles, 14 de marzo de 2018

CONSTANTINO, MECENAS DEL ARTE



El emperador Constantino al que ya le dedicamos aquí un artículo, fue, además de todo lo dicho en él, un gran mecenas artístico (Hughes habla, sólo en edificios cristianos, de un presupuesto de 30 millones de dólares actuales)
En colaboración con el papa Silvestre I, edificó las primeras basílicas paleocristianas, como San Juan de Letrán (que se convertiría en la sede del Papado), Santa Cruz de Jerusalén (en donde se guardarían los cientos de reliquias atesoradas por su madre, Santa Helena, en su viaje a Tierra Santa) o San Pedro del Vaticano.
San Juan de Letrán tras las reformas de Borromini


En la refundación de Constantinopla, realizada por el propio emperador que la dio su nombre también, realizó numerosas construcciones, actualmente reutilizadas o simplemente desaparecidas
.
Columna de Constantino. Estambul

Sin embargo, no sólo patrocinó obras cristianas sino que siguió mecenando el arte pagano (en realidad, como ya vimos en el artículo), Constantino siempre mantuvo una ambivalencia frente a la nueva religión, bautizándose sólo unos días antes de morir.
Algunos de sus restos, aún en pie:


.

(Una reforma sobre la obra de su enemigo al que derrotara en la batalla de Milvio)


Mención aparte son las edificaciones creadas por su madre Santa Helena en su peregrinación a Tierra Santa: la iglesia de Belén y la de la Ascensión en el monte de los Olivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario