sábado, 28 de febrero de 2015

El libro del sábado. GUARCH. IBN JALDÚN. LA MEMORIA DE LA HISTORIA

Tomado de wikipedia

Se considera a Ibn Jaldun como el primer historiador moderno que evolucionó desde la historia personalista y de hechos de Heródoto y Tucídenes para investigar los grandes imperios y su evolución histórica.
En esta novela (rigurosamente histórica) el autor se centra, acaso más que en su faceta de historiador (que resume en uno de sus últimos capítulos), en su faceta de cortesano y asesor de los distintos poderes de Al Andalus y el Magreb (meriníes marroquíes, sultanes argelinos y tunecinos, el Cairo mameluco…).
Como fuera al Jatib en el reino nazarí, su vida es una constante montaña rusa que pasa de los fastos y el favoritismo de los distintos sultanes al exilio, la cárcel o el simple desprestigio público generado por las envidias cortesanas.
Una curiosa paradoja sumamente habitual en el Islam medieval debida al mecenazgo real en donde los grandes pensadores deben “perder” gran parte de su vida en las continuas intrigas de unas cortes habitualmente inestables, tanto por ataques interiores como por convulsiones internas, que les obligarán a una existencia continuamente alterada por los acontecimientos.
Quizás sea éste el mayor mérito de la novela, el retrato de estos gobernantes despóticos y sus cortes siempre divididas en facciones en donde el poder es una pelota que cambia constantemente de manos en un juego sin fin de ambición, envidia, codicia, crueldad, contiendas, traiciones, mentiras, promesas




Y en medio de esta vorágine, el autor consigue crear una voz intensa y personal, la del propio historiador que nos cuenta en primera persona todas sus cuitas, atraído como una polilla por el poder que le terminará quemando las alas en numerosas ocasiones, obligándole a estudiar a los hombres y sus intereses más ocultos, lo que debió ser de gran utilidad para su concepción, esencialmente pesimista, del poder y la historia.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario