sábado, 7 de marzo de 2015

El libro del sábado. Mia Couto. El último vuelo del flamenco


Hace ya muchos años, me quedé completamente fascinado por su prosa cuando leí su Tierra sonámbula.
No existía entonces este blog, y su lectura quedó tan sólo para el círculo reducido de los amigos.
Ahora que he vuelto al autor, no quiero dejar pasar la oportunidad y recomendaros vehemente esta novela. Seguro que no os sentiréis defraudados.

Entre la novela negra y el más puro (original en cuanto que viene de su propio origen) realismo mágico, la historia es absurda y a la vez terrible. En un perdido pueblo de Mozambique, los cascos azules encargados de vigilar la paz empiezan a reventar quedando de ellos tan sólo sus miembros viriles.
Frente a ello, un delegado italiano de naciones unidas acompañado por un traductor (más del pensamiento africano que de las simples palabras) se enredarán en una investigación surrealista en donde encontraremos prostitutas, hombres que se quitan su esqueleto para dormir, hechiceros que salvaguardan a los protagonistas, caciques locales, madres muertas, espíritus llenos de sabiduría, mujeres hechizadas que son viejas y jóvenes a un tiempo...
Esto es un catálogo parcial de las miles de historias y secretos a voces que pueblan la aldea y que son utilizados por el autor para irnos introduciendo en el pensamiento mágico africano y sus complejas (para nosotros) relaciones con el entorno natural, los muertos y los propios vivos.
Aquí se encuentra el pensamiento o realismo mágico al que se unen sentencias y formas de pensar de abrumadora sabiduría sobre el hombre y su destino.

Frente a ellos, se encuentran los occidentales que apenas si comprenden. Y entre ambos mundos la historia terrible del colonialismo y la descolonización en donde tanto occidente como los propios africanos cometen sucesivos errores, maldades y corruptelas que siguen en pie y determinan su imposiblidad de desarrollo.
Su lectura nos puede enseñar mucho sobre los distintos puntos de vista sobre el subdesarrollo, sus orígenes, evolución y posibles soluciones. Todo ello desde una óptica no eurocéntrica (que tan bien conocemos) que no le impide al autor criticar a su propio pueblo y sus zonas de sombra.

Si a todo esto le añadimos un lenguaje sumamente atrevido, lleno de neologismo y juegos de palabras con los que intenta transmitir lo escasamente comprensible por medio del lenguaje racional, tendremos una novela que combina el humor y el horror con una velocidad vertiginosa, llena de hallazgos y sorpresas que harán disfrutar al lector como ocurría con las primeras obras de García Márquez que tantos nos han ayudado a comprender a los otros.


OTROS LIBROS DEL AUTOR EN NUESTROS BLOGS




No hay comentarios:

Publicar un comentario