viernes, 27 de octubre de 2017

AL ANDALUS (2) EL SIGLO X: EL ESPLENDOR DEL CALIFATO.


Tomado de wikipedia

Desde finales del siglo IX, en el emirato, se produce un periodo de anarquía, generalizada ya bajo el mandato de Abdalá, en la que se entremezclaron luchas étnicas y sociales, fruto de una crisis de crecimiento en la que se pasa de un modelo tribal, rural y protofeudal a otro estatal, urbano y tributario


Su nieto, Abderramán III, luchará sin descanso hasta lograr unificar todo el territorio bajo su mando, acabando con la revuelta muladí-mozárabe de Ibn Hansún que había llegado a crear un reino independiente en la serranía de Ronda, tomando Bobastro como su capital.

Luchará también contra los cristianos del norte (con resultados adversos, como Simancas; y otros victoriosos, Valdejunquera), aprovechando sus conflictos internos para hacerles rendir vasallaje y cobrarles cuantiosas parias.

Tomado de wikipedia

Por último se ocupará de la zona magrebí, cada vez más amenazada por el crecimiento del califato fatimí que llega a controlar Ifriquilla y amenaza el control del Mediterráneo Occidental así como las caravanas con oro provenientes del centro de África. Para ello conquistó Ceuta, Melilla y Tánger, llegando a acuerdos con las tribus zenetas del Magred central, lo que le permite establecer una especie de protectorado sobre ellas.


En el plano político su acción se completa con su declaración como califa, desvinculándose por completo de los abasíes (en plena decadencia) y reafirmándose contra el califato fatimí, de origen shíi. También emprenderá una nueva ampliación de la mezquita y comenzará la construcción palatina de Medina Zahara que le proteja del pueblo cordobés y sirva como emblema visible de su nueva concepción del poder. En él ocuparán los altos cargos (Fatás), eslavos eunucos que terminarán por convertirse en una clase sumamente poderosa en el califato.


Su sucesor, Al-Hakem II, se encontrará un Al-Andalus pacificado, dedicándose especialmente al mecenazgo cultural (biblioteca de Medina Zahara, terminación de la ampliación de la mezquita) que sufraga con las cuantiosas parias pagadas por los reinos cristianos. Seguirá el ejemplo de su padre y mantendrá fructíferas relaciones con Bizancio, mientras el Estado, cada vez más poderoso, a la vez se alejará más de la sociedad, poniendo las futuras bases de la fitna del siglo posterior.

Sin embargo, su hijo y sucesor, Hixam II, será dominado por su hachib, Almanzor, ambicioso cortesano que ya había escalado puestos en el palacio gracias a sus relaciones con la favorita de Al-Haken (Sub), y ahora confirmado como hachib.
Para reforzar su poder defenestrará a los esclavones del palacio y hará exhibición pública de su fe con una nueva ampliación de la mezquita y la quema pública de todos aquellos libros de la biblioteca palatina considerados impíos por los alfaquíes. Iniciará también una nueva política agresiva contra los cristianos, con razias anuales que llegaron a saquear Santiago de Compostela, Burgos, León, Nájera o Barcelona, consiguiendo cuantiosos botines y el pago regular de parias que se inyectaba en la economía (un tanto malbaratada por la ruptura de las rutas del oro del Sudán por parte de los fatimíes), servía para pagar al profesionalizado ejército bereber que había construido en torno suyo y justificaba a través de la guerra santa lo ilegítimo de su posición.

Tomado de wikipedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario