lunes, 30 de octubre de 2017

AL ANDALUS (3) LOS REINOS DE TAIFAS




Tras la muerte de Almanzor (1002) y la de su primer hijo Abd al-Malik, su segundo descendiente, Abderramán Sanchuelo, se hace proclamar heredero califa, iniciándose un periodo convulso (segunda fitna) con numerosos enfrentamientos y cambios de poder que será aprovechado por las distintas familias árabes, muladíes (antiguos cristianos convertidos al Islam), bereberes y eslavas (antiguos esclavos de origen cristiano liberados), tradicionalmente enfrentados con el poder central de Córdoba, para romper la unidad del califato y crear poderes autónomos denominados Reinos de Taifas (1031- 1085) que, sin embargo, no observan pautas feudales sino copias estatales derivadas de Córdoba.


 Los reinos de taifas en 1037.
Tomado de wikipedia

Entre ellos destacaron, por su extensión y logros culturales, Toledo (Al-Mamum), Sevilla (Al-Mutamit), Zaragoza (hudíes) o Granada (los ziríes). Un documento excepcional, la autobiografía de Adba Allah (traducido por Levi Provenzal como El siglo XI en primera persona) nos muestra con detalle toda aquella agitada época de pactos y traiciones.

Los reinos de taifa en 1080
Tomado de wikipedia

Divididos por sus distintas procedencias raciales y por su ansia de expansión fueron constantes las alianzas, enfrentamientos y conquistas territoriales entre ellos, llegando incluso a pagar a los reinos cristianos para su ayuda en dichas batallas internas. (El propio Cid defenderá la Zaragoza musulmana o Alfonso VI protegerá a Toledo y Granada de Sevilla)


Esta división produjo un debilitamiento frente a los reinos cristianos (aunque un fuerte crecimiento cultural, aprovechando la amplia libertad religiosa y el sentido de emulación de sus mandatarios) que aprovecharon la ocasión para conquistarlos (Toledo, 1085) u obligarlos a pagar cada vez más altos tributos (parias), obligando a los Reinos de Taifas a demandar protección al imperio Almorávide.


No hay comentarios:

Publicar un comentario