lunes, 6 de noviembre de 2017

AL ANDALUS 3.LOS IMPERIOS NORTEAFRICANOS (ALMORÁVIDES Y ALMOHADES).

Tomado de wikipedia

La debilidad de los reinos de Taifas ante el empuje cristiano que culminó con la conquista de Toledo por Alfonso VI (1085) le obligó a pedir al-Mutamid, rey taifa de Sevilla, (apoyada por Mutawakkil de Badajoz y Abd Allah de Granada) ayuda a las tribus musulmanas del Magred en pleno expansionismo gracias a su integrismo religioso o yihad había alcanzado hacia 1080 una gran extensión (desde Sudán hasta Mediterráneo), y comandada por Yusuf
La primera ayuda es puramente militar. Azuzados por la yihad, desembarcaron en Algeciras a las que se unieron las de los reinos Taifas, consiguiendo la victoria contra Alfonso VI en Zalaca (Badajoz) y librándoles de las parias. Tras ello se retiró Yusuf a Marruecos.
Tras esta unión temporal los reinos de taifas volvieron a enfrentarse entre sí. Sevilla intentará castigar a Murcia y en el camino entabla batalla con los cristianos que toman Aledo. Esto obliga a al-Mutamid a volver a pactar con los almorávides, yendo en persona a Marruecos. Las tropas cruzaron de nuevo el estrecho e intentaron inútilmente la toma de Aledo, en parte debido a los enfrentamientos entre reyezuelos taifas.
Tomado de wikipedia

          Ante ello Yusuf decidirá la conquista definitiva de los taifas apoyado por los imanes que les acusaban de impiedad y vicios. Depondrá así a Abd Allah de Granada en 1090 y más tarde al-Mutamid pese a estar apoyado por el propio Alfonso VI. Las tropas almorávides saquearon Sevilla y desterraron a al-Mutamid.


Su propio rigorismo religioso les enfrentará con la población andalusí (especialmente con las comunidades judías), iniciándose una decadencia de su poder que algunos autores han denominado segundas taifas. Este proceso coincide con el nacimiento de un nuevo movimiento africano que busca la pureza religiosa: los Almohades, dirigidos por Turmat, que atravesarán el estrecho para reconquistar Almería en 1147. En pocos años dominan por completo Al-Andalus, tomando como capital a Sevilla erigiendo una nueva mezquita cuyo alminar será parte de la actual Giralda.

Tras la conquista de Cuenca por parte de Alfonso VIII (1117) los almohades responden con su victoria, en Alarcos (1195) en la que los templarios abandonan su fortaleza de Calatrava, siendo luego sustituidos. La guerra se generaliza en toda la frontera, y tras la proclamación de cruzada del propio papa, un amplio y variado contingente cristiano los logra derrotar en las Navas de Tolosa (1212), originando su decadencia. Los cristianos tomarán entonces de forma muy rápida todo el valle del Guadalquivir (entrada en Sevilla de Fernando III en 1248), Valencia y Murcia.

A partir de entonces todo Al Andalus se concentrará en un único reino, el Nazarí de Granada

No hay comentarios:

Publicar un comentario