sábado, 4 de noviembre de 2017

EL LIBRO DEL SÁBADO. Lobo Antunes. Manual de inquisidores



Una obra densa, poética, terrible, como es típico del autor

A través de múltiples monólogos internos vamos reconstruyendo el puzzle incompleto de una Portugal que está pasando de la dictadura a la incipiente democracia. Un caleidoscopio por el que pasa el ministro y su hijo, la alta burguesía lusa,los criados, las amantes y las hijas ilegítimas, el recuerdo de las guerras coloniales, las múltiples facetas del poder, la gente corriente, el paisaje y, por supuesto, las palabras, las grandes protagonistas de sus obras
Una novela de retazos, de recuerdos, de soledades e incomprensiones, de personas que viven en un mundo enajenado que no pueden entender y mucho menos controlar.
Pues el tiempo y las geografías son extraños e insomnes, y las relaciones personales imposibles en esa sopa espesa de un mundo enclaustrado.
Con su prosa enumerativa y sus metáforas sonámbulas, apenas si somos capaces de conocer, como en la propia vida, y solo por medio de los múltiples puntos de vista que el autor nos ofrece, conseguimos atisbar levemente la realidad, sus múltiples capas que poco a poco se nos van levantando.
O tal vez, algo semejante, pues
Leer a Lobo Antunes no es tarea fácil, pero cuando consigues penetrar en su (s) mundo (s) y arriesgado estilo, la lectura es una experiencia comparable a García Márquez o Cortázar

No hay comentarios:

Publicar un comentario