lunes, 11 de diciembre de 2017

EL ABAD OLIBA

Tomado de wikipedia

Pocas personalidades tuvieron tanta relevancia en el origen y desarrollo de los condados catalanes.
Monje benedictino, bisnieto de Wifredo el Velloso, su vida pública se desarrolla en la primera mitad del siglo XI.
Por una parte, el abad Oliba se constituye en uno de los principales mecenas artísticos de su tiempo, siendo el gran impulsor del románico lombardo venido desde Italia, creando el monasterio de Cuixá, la catedral de Vic y las iglesias Sant Pere de Casserres, Santa Cecilia de Montserrat, la iglesia del castillo de Coaner, Palau de Rialb, San Jaume de Frontayá, Sant Llorenç del Mont y, de forma indirecta, San Vicente de Cardona

También reedificó el monasterio de Ripoll (en donde había ingresado de novicio, siendo más tarde abad), convirtiéndole en uno de los centros intelectuales europeos, especialmente gracias a su scriptorium.
Biblia de Ripoll

Los monasterios fueron adcritos a Cluny, una medida que pretendía la europeización de la religiosidad y cultura catalan 
Junto a ello, sus múltiples cargos (abad de Ripoll y luego de Canigó y Ciuxa; obispo de Vic), unido a sus relaciones (familiares) con la nobleza de la época, entre las que destaca su amistad con Sancho III, le permitió influir decisivamente en la política de la época.

Patrocinó la repoblación de la marca de Segarra, fomentó la celebración de sínodos e impulsó las treguas y paces de Dios que protegieran a las iglesias (y más tarde a los agricultores u comerciantes) de las violencias generadas por el estamento nobiliario, sumamente agresivo en estos momentos


No hay comentarios:

Publicar un comentario