martes, 12 de abril de 2011

NOS IMAGINAMOS HISTORIAS SUCEDIDAS EN MESOPOTAMIA Y EGIPTO

Tablilla con escritura cuneiforme

LAS NUEVAS LEYES MESOPOTÁMICAS

Yo tenía 6 años cuando mis padres murieron a causa del código de Hammurabi, que son las leyes de esta civilización. Fue todo por culpa de mi tío, el patesi de Mesopotamia. Él lo podría haberlo impedido pero no quiso; prefirió ver morir a su hermano (mi padre). Y es que mi Tío tiene mucha envidia de mi padre, porque aunque mi Tío fuera el Rey de Mesopotamia no tiene familia, ni hijos ni nada , y mi padre renunció al trono para casarse con mi madre, una simple muskenum.

Bueno, como os digo. Mis padres murieron y yo me tuve que quedar con mi tío y, por desgracia, algún día tendré que ser el rey de esta civilización. Yo le he dicho a mi tío que no quería serlo porque hay que tener mucha maldad para serlo y él siempre me dice que tengo que hacerlo porque si no Mesopotamia se quedará sin rey y él ya no tiene esperanzas de casarse porque ya está muy mayor.

Pero ya he decidido lo que haré. Gobernaré y así cambiaré las leyes, porque yo todos los días veo como traen al Zigurat a un montón de Muskenum que no pueden pagar sus deudas y tienen que pasar a ser esclavos de mi Tío o de los Awilium, gente que tiene que dejar a su familia para pagar sus deudas; mujeres que todos los días son matadas…

******

Ya ha pasado mucho tiempo. Mi tío acaba de fallecer y me van a coronar Patesi de esta Civilización. La verdad es que no tengo muchas ganas pero me gustaría ayudar a los esclavos y a los muskenum, así que por ellos lo haré.

En unas Horas voy a escribir las Leyes que ganitas tengo.

Jenifer Antón (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)



LOS AMIGOS Y EL FUTURO

Érase una vez un joven de corta edad llamado Antonio. Se encontraba en un país lejano, entre dos ríos. Allí fue donde conoció a Ramón, y aunque no se les permitía estar juntos, se acercó a él y en poco tiempo se hicieron amigos.

Ramón le quería enseñar lo que él haría cuando fuera mayor: sería lo mismo que su padre. Trajo entonces una tablilla de barro y una plumilla de junco y empezó a marcar símbolos que él jamás había visto.

Entonces Ramón le preguntó a su amigo cuál sería su futuro. Él le dijo que sería lo mismo que su padre y se dedicaría hacer vasijas…

Ellos sabían que tenían de dejar de ser amigos, así que se dejaron de ver, pero jamás se olvidarían .

Barbara Cuesta (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)



EL ESCRIBA

Estoy escribiendo mi historia, aunque casi nadie podrá saberla, pues sólo unas cuantas personas de Mesopotamia sabemos leer y escribir.

Escribo en tablillas de barro húmedo, con un junco cortado en diagonal, y los números no eran como ahora, y el 10 se escribía con un punto y el 600 con un triángulo con un círculo en el centro.

Ni siquiera son iguales las palabras, porque casa se escribe dibujando una casa, una forma muy complicada, porque tenías que saber un montón de símbolos, aunque poco a poco se iría haciendo cada vez más fácil.

Y es que en mi pueblo aprendimos a escribir pero también a utilizar bien los ríos para bañarnos, regar o navegar y así aprender de otras culturas o hacer el conocido trueque

Irene Castillo (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)



UN EXTRAÑO VIAJE A EGIPTO

Un día, en el instituto, todos estábamos un poco estresados por los exámenes y deberes que nos mandan…Pero vino nuestro profesor y nos dio una sorpresa. Íbamos a ir a Egipto.

Al día siguiente teníamos que entregarle hoja de autorización, y, por supuesto, todos lo hicimos, pues merecía la pena: éramos la única clase que íbamos a ir a Egipto.

Cuando estábamos en el avión de ida a Egipto estábamos todos muy nerviosos por llegar a Egipto y explorar las pirámides, montar a camello ,en fin, muchas cosas más….Pero ocurrió algo muy extraño. El avión empezó a dar vueltas como un loco. Algunos empezaron a devolver porque se mareaban, pero menos mal yo me tomé una pastilla para el mareo .Madre mía cómo quedó el avión…

Cuando llegamos a Egipto era todo muy extraño porque no había nada, como si hubiéramos viajado en el tiempo…

Menos mal que habíamos hecho el examen de Mesopotamia y Egipto y como todos habíamos aprobado, ya nos sabíamos lo que nos esperaba…Una vez que estábamos allí empezamos a explorar todo con muchas ansias pero a la vez con un poco de miedo a los faraones y a la hora de dormir tuvimos que dormir en el suelo, bueno “suelo” por no decir en la arena…Pero no nos quedó de otra .

Al día siguiente vino un campesino y nos ofreció casa. Era muy amable pero nos dijo que no teníamos que dejarnos ver porque si no el faraón se enfadaría , aunque yo pensé que no iba a pasar nada por salir, porque ya que estábamos en Egipto con faraones vivos y todo real habría que aprovecharlo. Así que todas las chicas de mi clase nos fuimos a explorar; los chicos no quisieron ir porque tenían miedo a que los viesen y el faraón les matase.

Nos fuimos a una pirámide pero aún faltaba por construir , y entramos en ella ay que no habían construido las trampas para los ladrones de tumbas. Luego nos aburrimos y nos fuimos a la pequeña casa que nos habían ofrecido, pero no sé por qué pero aquel señor era muy extraño porque hablaba como nosotros y nos entendía….Entonces, para salir de dudas, fui y le pregunté que de dónde era y hace cuánto vivía en Egipto. Él dijo que hacía 5 años y que antes vivía en Madrid pero que a él le había pasado lo mismo que a nosotros : el avión empezó a dar vueltas y apareció en el antiguo Egipto

Esa noche no pude dormir nada porque me daba miedo quedarme para siempre en Egipto, y entonces me pasó algo muy raro. Se me apareció un camello en la ventana y encima hablaba y quería enseñarme el camino que teníamos que hacer para poder volver. Yo no me fiaba mucho porque … en fin, era un camello y … bueno, es un animal…Sin embargo, le seguí escuchando.

Me dijo que lo primero que teníamos que hacer era hablar con las personas que habitaban allí y yo le dije que cómo íbamos a hablar con ellos si no le entendemos. Él me dio un diccionario de español a jeroglíficos y me dijoe que lo leyésemos.

Lo segundo que teníamos que hacer era ayudar a los esclavos porque la mayoría no eran malos y que teníamos que ayudarles a cultivar y con los animales .

Lo tercero era hablar con el faraón y yo le dije que no, porque el faraón nos podía matar y el camello dijo que no nos preocupásemos porque él estaría con nosotros todo el rato y que nos ayudaría en lo que sea.

Cuando amaneció les conté lo que me había pasado pero no me creyeron pero entonces apareció de nuevo el camello y les contó todo de nuevo.

Luego fuimos entre todos a ayudar a los campesinos ,era fácil pero muy agotador. Al día siguiente fuimos a ayudar a los esclavos y algunos se pudieron liberar pero otros se quedaron prisioneros.

Tan solo nos quedaba hablar con el faraón pero nos daba algo de miedo por si nos decía que fuésemos sus esclavos. Pero por suerte no nos dijo nada, sólo que teníamos que ayudarle a controlar un poco más la zona porque dentro de poco se iba a proclamar una guerra para ampliar el imperio, y como nosotros nos queríamos marchar pronto le dijimos que si. En realidad no fue tan difícil, fue como jugar al escondite y apuntar las cosas que pasan

Cuando cumplimos todo lo que nos dijo aquel camello y nos dejaron marchar. De repente apareció otra vez el avión y nos llevó a casa; no nos lo podíamos creer pero sucedió.

Carla Pérez (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)


LA VIDA EN EGIPTO

Había una vez, en Egipto, una familia pobre. Como no tenían casa, dormían bajo una gran palmera, junto al un río llamado Nilo.

Un día, el hombre se dio cuenta que podría hacer ladrillo cociendo el barro, y así poder hacer su casa. Para traer este barro y llevarlo a un horno necesitaba, sin embargo, un barco.

El hombre tenía una antigua tablilla lleno de signos extraños. Se la había dado su madre antes de morir. Se le ocurrió cambiarla (a un noble) por un pequeño barco.

Y así, gracias al Nilo, a su barro y su comercio, el hombre pudo hacer su casa

Geanina Bobocea (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)

UN SUEÑO EGIPCIO

Era una noche de verano y estaba de vacaciones en Egipto, en el hotel. Eran las 00:17, tenía sueño y me acosté. Minutos después me dormí: soñaba en que yo tenía una lanza. Todo me extrañó: el color de mi piel, el clima, la vestimenta, el pelo, …. Estaba en una batalla, como no sabía luchar me fui atrás del todo para que no me diese el enemigo. Acabó todo, nosotros ganamos y pudimos expandir el territorio egipcio.

Al día siguiente me levanté y me puse a hablar con mi vecino llamado Hamnasary y me dijo que en el Bajo Egipto había muerto el faraón de un ataque al corazón, ¡entonces ahí me di cuenta de que yo vivía en el Alto Egipto!

Una semana después, el faraón Menes nos mandó ayudar en una excavación de canales de regadío, cuando fui a abrir la pequeña presa vi que al lado yacía el limo (que es un buen fertilizante para las plantas y no tenéis que confudir con la lima, como me pasó a mi).

De camino a casa, vi que las casas eran muy diferentes a las de hoy en día, eran blancas, hechas de adobe, podían tener hasta dos pisos y además estaban lejos del río Nilo por las inundaciones que luego producían el limo (como dije antes)

Llegué a mi casa y fui a dormir. Desperté de ese sueño, nos fuimos de Egipto y al llegar a España en avión eché de menos Mejorada del Campo. En Septiembre llegaron las clases del instituto y nos pusieron un examen oral de la historia de Egipto y como pasa en muchos cuentos de este tipo, lo aprobé gracias a que me acordé de ese sueño que tuve aquella noche de verano en Egipto.

David Illescas (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)


EL FARAÓN

Érase una vez un faraón egipcio llamado Rondón que lo que más hacía era dar ofrendas a los dioses, especialmente a Ra, que el dios de los dioses, pues en aquella época la mayoría de las personas eran teocéntricas, pues estaban obsesionados con los dioses.

El faraón también controlaba las riquezas, que por aquellos tiempos eran de los , sacerdotes y militares escribas muy afortunados estos últimos pues sabían escribir y leer los jeroglíficos

También se preocupaba del Nilo y los planetas. Por cierto, hablando de planetas, estos se estaban alineando para un eclipse solar, y el faraón, que creía que era una maldición de Ra, fue directo a hacerle una ofrenda en su templo, diciendo después que “así se había salvado el pueblo egipcio”

Miguel Ángel Adán (1º ESO C, IES LOS OLIVOS en Mejorada del Campo)


EL ORIGEN TAN IMPOSIBLE COMO BELLO DEL NILO

(Aunque no tenga nada de histórico quiero cerrar este artículo con este cuento por lo bello que es)

Era un día muy caluroso y había unos hombres en el campo que se aburrían mucho. Uno de ellos empezó a cavar en la tierra con una pala sin saber que iba a encontrar agua . Cavaba hasta que poco a poco salió agua . Y cada vez salía mas y ma,s e iba creciendo y creciendo .Pero él siguió cavando una zanja que cada vez era mas larga y profunda .

De repente dijo :

-¿Lo estáis viendo todos

-¡Si! - contestaron .

- Es impresionante - dijo uno de ellos mientras veía como cavaba y cavaba .

Y empezaron todos a cavar hasta que se cansaron. Luego fueron a decírselo al faraón y el faraón se lo dijo a todo el imperio y fueron todos a verlo

El Faraón dijo:

-Este río se va a llamar NILO -. Y así se llamó . Con el tiempo fueron dándose cuenta de todo lo que les servia .

Al principio los campesinos y todos pensaban que era un milagro pero los sacerdotes pensaban que no .Y desde entonces se transportaban con barcos desde un pueblo a otro .

Y así fue cómo se dieron cuenta de la agricultura y el comercio, y los del ejército, cuando trabajaban en el campo, bebían agua del río …..

Madalina Ruso (IES Los Olivos en Mejorada del Campo, 1ºC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario