jueves, 7 de abril de 2011

RIBERA Y DON JUAN JOSÉ DE AUSTRIA


Posible autorretrato de Ribera
.
Don Juan José de Austria hace su aparición en Nápoles el 12 de octubre de 1647 al frente de una armada que intentará sofocar las revueltas iniciadas ese mismo verano por Masaniello, sirviendo de enlace temporal entre el cesante duque de Arcos y el conde de Oñate, y siendo poco después Virrey durante unos pocos meses más.
Justo en este momento se produce (¿?) la pequeña historia que quiero contar. Una que resume las categorías sociales de nuestro siglo de Oro
Para ese momento, Ribera era el pintor más reputado de Nápoles, y el virrey quiso un retrato ecuestre. Un gran pintor y el hijo bastardo de Felipe IV con una famosa actriz, la Calderona que se concretaron en un magnífico cuadro, hoy en el Palacio Real de Madrid.
.

.
Pero además del cuadro, los mentideros de la época refieren otra noticia mucho más penosa. Don Juan José de Austria se habría enamorado de la hija (o sobrina, pues las fuentes disienten) de Ribera, raptándola como era común en la época para llevarla a un convento en Palermo, ya embarazada. De esta relación tal vez naciera una niña que fuera monja de las Descalzas reales de Madrid
Pese a las supuestas quejas del pintor, nada sucedió, pues en la España del siglo de Oro era más un bastardo de rey que uno de los mejores pintores de la historia, al que este episodio minó la salud, iniciándose un periodo de progresivo deterioro que le conduciría a la muerte
Para saber más
y, por supuesto, el que le dedica Paco Hidalgo en Torreherberos


4 comentarios:

  1. Quito el quizás por el seguro, la niña se llamó sor Margarita de la Cruz y moró en las descalzas reales. En aquella época la sangre real valía millones de veces más que cualquier otra cosa.

    Un saludo y gracias por la colaboración.

    ResponderEliminar
  2. Un estupendo aporte para un día tan especial.

    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tremenda historia de uno de los episodios más oscuros de la vida de Don Juan José.

    Saludos de otro participante.

    ResponderEliminar
  4. Hemos coincidido en el estudio de las relaciones entre Ribera y Don Juan José. Gran trabajo, Vicente. Saludos.

    ResponderEliminar