sábado, 31 de marzo de 2012

EL LIBRO DEL SÁBADO: Hay que leer a Tabucchi


El domingo pasado murió Tabucchi, unos de los escritores contemporáneos más rico en matices, con una prosa exquisita y, a la vez, sumamente comprometida.
Aunque italiano de nacimiento, su pasión por Pessoa le hizo vivir como portugués de corazón, siendo Lisboa o Porto algunos de sus escenarios (en realidad, más que paisajes, estas ciudades se convierten en verdaderos protagonistas, provistos de alma y sentimientos).
Entre sus libros (todos magníficos) me gustaría señalar tres títulos que siempre me han fascinado y he reeleido con devoción.





El primero, Piazza d' Italia, es un brevísimo libro (lo breve ha sido una de las grandes heroicidades del autor) que enseña sobre el fascismo (sus prolegómenos, imposición y consecuencias) mucho más que los sesudos manuales. Parece imposible, pero con un poder de condensación memorable, en una centena de páginas nos hablará de tres generaciones que van desde la unidad a la liberación.
Brillantísimo.





El segundo, Réquiem, es mi favorito. 
Una novela cuasi surrealista en el que el protagonista deambula siguiendo los pasos de Pessoa en una Lisboa tan sonámbula como realista.
La escena de los cocodrilos de Lacoste en el mercadillo o la visita al cementerio son de lo mejor que leí jamás en esta guía sentimental de la ciudad lusa, perfecta para quien quiera empaparse de una Lisboa profunda, a veces fuera de los circuitos turísticos más habituales.





Por último, ¿cómo no reseñar su obra cumbre: Sostiene Pereira? Un verdadero clásico contemporáneo. 
La historia nos presenta a un peridista pusilánime que, en su fondo, encierra un heroe que terminará por aparecer para enfrentarse a la dictadura de Salazar.
 En esta novela sus personajes son los mejores trazados en su obra, y no sólo Pereira o su mujer muerta, sino el joven guerrillero, su novia y, por supuesto, el magnífico médico homeópata.
Y es que lo tiene todo: ironía, amor a Lisboa, compromiso político, una bellísima escritura... (Por cierto, la película, la última que interpretó Mastroiani, es tan magnífica como el libro, con banda sonora de Ennio Morricone)

No hay comentarios:

Publicar un comentario