viernes, 27 de julio de 2012

EL SUFISMO EN TURQUÍA. RUMI


Cada rosa fragante nos está contando los secretos de lo Universal.



Rumi fue un gran místico islámico (esto es lo que verdaderamente significa sufismo), el equivalente oriental a Ibn Arabí andalusí
Procedente de Afganistán viajó por las grandes ciudades del Isla y se estableció en Turquía, convirtiéndose en maestro.
Gran parte de su enseñanza (al modo de los místicos españoles) se realiza por medio de la poesía, con un tema fundamental, la búsqueda de Dios sin necesidad de religiones. Una búsqueda incansable que va mucho más allá de los credos, como demuestra esta poesía




Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
Este no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

Como todas las posturas místicas (aquí son iguales cristiano, musulmanes o budistas), más que un conjunto de normas, Rumi buscó con la palabra y la metáfora una especie de dedo que señala a la luna, buscando la unidad de todo (esto es el verdadero Dios de los místicos). Un no lugar en donde no existiera el dolor ni la amargura, o mejor aún, un camino hacia ese lugar, pues en el misticismo interesa más el proceso, el cambio. Fíjate en este poema y lo entenderás

Una búsqueda en la que se trata de eliminar el egoísmo, los puros deseos, para compartir y vivir con los demás (no de los demás o para los demás). Olvidarse de uno para entender que el amor es más fuerte que nosotros mismos, más poderoso y eterno.
Fíjate en este poema, hay frases tan magníficas que valdrían para vivir una vida entera

El final de esa búsqueda es la paz, con mayúsculas. Un estado de placidez absoluta en donde todo recobra otra vez el sentido

Bajo estas ideas sus discípulos crearon la orden de los derviches giróvagos de la que ya hablamos aquí



2 comentarios:

  1. Mis felicitaciones por esta maravillosa entrada.
    Me encanta la filosofía y la música sufí, y coincide, que hace poco tiempo tuve la ocasión de escucharla en la Basílica Cisterna de Estambul. Aquella experiencia, fue de lo mas enriquecedora.
    Espero impaciente el post sobre los derviches.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar