lunes, 30 de julio de 2012

SUFISMO EN TURQUÍA (II). LOS DERVICHES GIRÓVAGOS




Una palma recibiendo los dones del cielo
La otra lanzándolos hacia el mundo.
El derviche gira sin fin al ritmo de la música hasta alcanzar la iluminación


Los discípulos de Rumi crearon esta orden de derviches (mendigos o hermanos en el Islam) giróvagos que buscan a través del movimiento la pérdida del yo, un trance que les convierta en grandes antenas que reúnan y lancen hacia el mundo la energía esencial.
Sus movimientos reflejan los de los planetas en el cosmos en una ceremonia llamada Sema, prohibida por Ataturk pero felizmente recuperada

«El samá’ es el adorno del alma que ayuda a ésta a descubrir el amor, a experimentar el escalofrío del encuentro, a despojarse de los velos y a sentirse en presencia de Dios» (Rumi)

1 comentario:

  1. Y sin embargo, los derviches no están obligados a cumplir alguno de los preceptos del Corán, tales como no comer carne de cerdo, o no tocar a algunos animales considerados impuros, perros o gatos (pobrecillos).
    Muchas gracias por el post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar