sábado, 9 de mayo de 2015

El libro del Sábado. ESLAVA GALÁN. Misterioso asesinato en casa de Cervantes


Siempre lo he leído, pero cada vez me gusta más Eslava Galán, tanto por su estilo como por sus argumentos.
Como ocurre en muchas de sus obras, esta novela puede leerse de varias maneras y responder a las exigencias de distintos lectores.
Los que simplemente busquen entretenimiento disfrutarán de esta novela negra en la que se investiga un asesinato (que realmente sucedió) frente a la casa en la que vivió Cervantes en su estancia de Valladolid.
Otros buscarán una de las maravillas que tiene la buena novela histórica, conocer nuestro propio tiempo a través de la confrontación con otro momento histórico para ver como ha ido evolucionando el papel de la mujer o, más actual todavía, darse cuenta que lo de la corrupción (a todos los niveles, cada uno desde su propio pedestal) es una práctica ya antigua en nuestra querida Hispania.
Todavía nos queda otro nivel de lectura, el puramente histórico, que Eslava Galán domina a la perfección.
Para los interesados de esta fórmula (pero también los profesores) encontrarán un magnífico fresco de las Españas a principio del XVII, iniciando ya su lento pero inexorable declive.
Situado en la Valladolid que el pelotazo urbanístico de Lerma convirtió en capital de Felipe III, encontraremos toda una abigarrada fauna y paisaje que, como si fuera el Tenorio, subirá por toda la escala social. Desde malandrines de poca monta, pícaros, mendigos, tahures o asesinos a sueldo, a beatas, banqueros genoveses, bujarrones, regidores o la más encubrada (y arruinada) aristocracia hispana.
Gracias a un curioso y muy logrado personaje (Teodoro/Dorotea) pasearemos por antros de juego pero también por palacios y conoceremos las costuras de una España de relumbrón en donde las apariencias dominan la vida mientras Cervantes se nos abre como una flor para ver sus pliegues y amarguras.



Pero la novela es todavía mucho más y en ella (como ya iniciara en las aventuras del Caballero Almafiera del que ya hablamos aquí) hay una constante reflexión sobre el erotismo, sus usos y sus funciones entre las que se encuentra la de ser una de los pocos instrumentos que tenían las mujeres para conseguir su felicidad entre el machismo imperante lleno de honras, analfabetismo y religiones asfixiantes).
Pues la obra es, en su verdadero sentido, una obra feminista, aquella que habla de los poderes y las sumisiones de la mujer, muchas de ellas aún vigentes pese a todos los velos de igualdad que queramos poner.



                           ÍNDICES DE NOVELA HISTÓRICA

2 comentarios:

  1. Está en mi estantería esperando ser leído. A ver qué tal.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar