lunes, 21 de diciembre de 2015

EL ATENTADO SOBRE LOS SINDICALISTAS DE ATOCHA


La historia de la Transición (últimamente tan denigrada en conjunto como antes ensalzada sin crítica) fue la de las múltiples tensiones que sufrió la sociedad española para pasar (sin un conflicto armado) de una dictadura militar y tardocatólica a una sociedad democrática.
Alguna de estas tensiones ya las hemos ido analizando o lo haremos en breve: con el ejército (consumada en el 23-F), con la iglesia más refractaria (con la que se enfrentó Tarancón), con el terrorismo (especialmente el de ETA pero también el del GRAPO) o con la izquierda (aún clandestina pero cada vez más presente) y los elementos más duros aún franquistas.
Este último tema es el que gravita sobre la matanza de los laboralistas de Atocha, miembros de CCOO que habían defendido a líderes sindicales.
Sus asesinos pertenecían a los sectores tardofranquistas (con conexiones con el neofascismo italiano) que buscaban romper el frágil equilibrio del momento y provocar una involución política.

Por ello resultó tan importante la respuesta de la izquierda (comandada por un entonces fortísimo Partido Comunista), que convocó una manifestación sin precedentes en donde no se recurrió a la violencia que habría podido encender la chispa del desastre.

Tomado de elpais.com

Como pago ante ello (y a la asunción de la bandera española frente a la republicana y la aceptación de una monarquía parlamentaria), el Partido Comunista sería legalizado en plena Semana Santa, dando un paso gigante para el transcurso de la Transición.


.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada