jueves, 14 de enero de 2016

EL ORIGEN DE LOS ORATORIOS BARROCOS


DALE AL PLAY ANTES DE COMENZAR A LEER

Ya hemos hablado en varias ocasiones de San Felipe Neri como uno de los personajes más influyentes de la Contrarreforma, tanto en el plano espiritual como artístico.
San Felipe Neri por Salvatore Rosa. San Carlo al Corso

En el terreno musical (de la misma manera que su amigo Carlo Borromeo había intentado adaptar el mensaje trentino con las aportaciones de Palestrina o San Juan de Ribera, en Valencia), también la utilizó (aunque de una manera más cercana a su también conocido, San Ignacio), creando todo un nuevo género, el oratorio.
Se trataba de una forma vocal religiosa, narrativa como una ópera, con textos religiosos, pero sin ningún tipo de actuación, en la que un narrador iba explicando la acción mediante un recitativo. En el terreno musical parte desde los madrigales profanos
Su objetivo era la catequización de los fieles (una idea tan típicamente contrarreformista), utilizando la música como una forma sensorial para fomentar la fe.
Estas piezas crearon una tipología arquitectónica propia, el también llamado oratorio, de planta oval para una mejor acústica, como el que realizó el propio Borromini para los filipenses, junto a la Chiesa Nuova.

Entre los tempranos creadores de oratorios se encuentra Giacomo Carissimi, maestro de Scarlatti



No hay comentarios:

Publicar un comentario