jueves, 29 de septiembre de 2016

ILUSTRACIÓN Y CIENCIA. LA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA

Galileo
Tomado de wikipedia


La revolución científica moderna es un hecho mucho más amplio que la propia Ilustración, e igual que ella, tiene sus referentes anteriores en la revolución renacentista en donde comenzó a aplicarse la razón y la crítica, incuso enfrentándose a la propia religión (aquí lo vimos con Copérnico Giordano Bruno y más tarde con Galileo).


Sin embargo, el peso de la moral e ideología católica fue muy fuerte, y sólo a partir del siglo XVIII, con la llegada de las nuevas ideas ilustradas sobre política y religión, puso realmente completarse.
Descartes
Tomado de wikipedia

Sus pilares teóricos serán dos:
La filosofía empirista (Locke, Hume) que abandonaba la visión neoplatónica (las ideas son lo importante) para afirmar la primacía de los sentidos a la hora de conocer el mundo. Unos sentidos que registraban datos y fenómenos.
El método cartesiano (Descartes) que considera a la razón como el único método de conocimiento.

Sobre estas premisas se establece el método científico: observación y medición de los fenómenos, planteamiento de una hipótesis, experimentación para probar la veracidad o falsedad de la misma y redacción de una ley que siempre se cumple.
(Aquí tienes un texto sobre el método científico)

Sobre esta base, los avances comienzan en el siglo XVII: Galileo, usando el telescopio, terminó por demostrar la teoría heliocéntrica; Torricelli, la presión atmosférica; Pascal y el desarrollo matemático o Newton, que formuló la ley de la gravedad.
Newton
Tomado de wikipedia

Con el impulso ilustrado del XVIII el avance se aceleró:
Laplace (teoría de la formación de los planetas), Edmundo Halley (astrónomo que estudió los cometas), Euler y el cálculo infinitesimal,el termómetro que se perfeccionó gracias a Farenheit, Réaumur y Celsius, Linneo  que ideó una clasificación de los seres vivos que aún utilizamos

En el siglo XVIII se produjo, además, un fuerte crecimiento de la técnica que aplicaba las ideas científicas a nuevos objetos que pronto mejoraron la vida cotidiana y fueron fundamentales para la revolución industrial 
Benjamín Franklin (pararrayos), Volta (la primera pila)
Su desarrollo continuaría en el XIX (en manos de los principales imperios que utilizarán estas nuevas técnicas como su motor económico y poder político): Watt (máquina de vapor) la locomotora (Stephenson, 1829), la nave de vapor (Fulton, 1807), fotografía (Daguerre, 1816), el telégrafo (Morse, 1837), el motor de explosión (Barsanti, 1853), el dirigible...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada