viernes, 28 de octubre de 2016

NAPOLEÓN (4). LA CULTURA Y LA CIENCIA




Dentro de su política (tanto internacional como interna), Napoleón tuvo muy en cuenta la cultura como una forma de control ideológico y propaganda.


Por ejemplo, diseñó todo un expolio cultural de los países invadidos (Italia, España...) que destino al Louvre con la idea de la creación de la gran capital cultural europea. (Aunque curiosamente impulsó sobremanera la Academia de Roma, en cuya cabeza puso a Canova, para fomentar la producción artística italiana)
Napoléon por Ingres
Tomado de wikipedia

De una forma más amable, también mecenó a artistas para la creación de su imagen en la que se unían numerosas ideas: el militar victorioso (David o Gros), cuasi divino (Gros), encarnación de los emperadores romanos (Canova, Ingres), gran emperador (David).



Uniendo ambas ideas, erigió en París numerosos monumentos (aunque algunos quedaron en puro proyecto) que realzaran la capital francesa y recordaran las grandes hazañas, como el Arco de la Estrella, el de Carrusel, la columna Vendome.


En el terreno científico Napoléon impulsó su investigación y difusión, tanto por motivos económicos (y militares) como de propaganda del imperio.
Reorganizó el Institut National de France (en donde unió ciencias y humanidades) y creó la Escuela Politécnica, instituto tecnológico que impulsó las ingenierías (tanto civiles como militares) por la que pasaron científicos como Humbolt, Laplace o Volta.
Se iniciaron también Salones anuales de Arte, industria o tecnología (remoto origen de las futuras Exposiciones Universales) mientras se concedían medallas y distinciones a las principales aportaciones o se hacía acompañar en sus campañas militares por un grupo de científicos (Champolion en Egipto).
Y es que Napoléon, que siempre se rodeó más de técnicos y hombres de mérito que de la antigua nobleza, pronto comprendió que el futuro del poder se encontraba en la educación y la ciencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada