lunes, 20 de febrero de 2017

CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN

.

La caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 fue un acontecimiento inesperado (aunque lógico) que inmediatamente se convitió en el símbolo del final de la Guerra Fría.
Como ya vimos aquí, su creación había sido también un símbolo de esta guerra ideológica y militar que se había desencadenado tras la Segunda Guerra Mundial que enfrentaba a dos bloques opuestos.

Como ya vimos aquí, la Perestroika fue el intento (frustrado) de intentar reconducir la crisis política de la URSS (latente desde finales de los 70).
Un cambio político y económico que perdió el rumbo y condujo la una verdadera desintegración del país y sus satélites. Un movimiento incontrolado, mucho más rápido de lo que nadie podía jamás suponer.
En concreto, la apertura de fronteras entre Austria y Hungría en mayo de ese año comenzó a producir un éxodo masivo de berlineses que viajaban a Hungría para pasar al otro lado, pidiendo entonces asilo.
Esto motivó numerosas manifestaciones  en el Berlín occidental (verdaderamente prisionero dentro de Alemania del este) que terminaron por producir una asombrosa declaración del gobierno (en plena descomposición) de la RDA: el paso al oeste estaba permitido.
Esa misma noche, centenares de alemanes de ambos bandos subieron al muro y comenzaron a destrozarlo con sus propias manos ante el estupor del mundo entero que veía cómo en unas pocas horas se acababa con el símbolo de tanto odio y miedos.

Famoso beso entre Bresvnev y Honeker, símbolo de la unión de la URSS con sus países satélites que se rompió con la Perestroika.

A nivel local, la caída del Muro fue el inicio de un largo proceso: la reunificación alemana, con el paso a la democracia de la RDA.
Curiosamente, gran parte del muro desapareció rápidamente con entregas a otros países y venta (hasta por fascículos) de sus fragmentos, quedando en la actualidad una escasa parte de él en la ciudad de Berlín (un verdadero anticipo del nuevo capitalismo que iba a sustituir a la Guerra fría, la globalización neoliberal)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada