jueves, 4 de octubre de 2012

COMIENDO EN BIZANCIO. UN EJERCICIO PARA APRENDER HISTORIA A TRAVÉS DE LA COMIDA


La comida de Bizancio es todo un indicador de lo que fue el Imperio, de sus orígenes culturales, de su geografía, de su economía o de sociedad. Vamos a verla con un poco de atención.
En principio hay que tener en cuenta que había dos cocinas bizantinas: la de la corte y los grandes propietarios, y la del pueblo llano. La primera era sofisticada y llenas de ingredientes caros: carnes, pescados exquisitos (caviar, mariscos como los langostinos...), especias, vinos (muchos de ellos traídos de lejanos lugares)... La segunda basada en alimentos mucho más baratos y locales: pescados, cebollas, despojos de animales (tripas), queso, garbanzos...
Por otra parte en Bizancio se une la tradición del imperio romano con las novedades que traen las grandes rutas comerciales del oriente (la ruta de la seda). De Roma se conservará su gusto por ciertos alimentos (como la lechuga, el aceite, el vino condimentado o el ajo) con una de sus salsas más fosas: el gárum (puedes saber mucho más de ella aquí)
También había recuerdos de la Grecia antigua (recuerda que ocupaba estos territorios, el antiguo Imperio oriental) como el uso de hojas de parra o col para envolver las carnes, algunos tipos de pan.
De las rutas orientales (ruta de la seda) vienen las grandes cantidades de especias utilizadas (pimienta, comino,clavo, nuez moscada ...) o algunos ingredientes como el azúcar, los albaricoques o el arroz que se conocerán en Europa gracias a los musulmanes que tanto recogieron de este ruta.

Entre los alimentos más populares encontramos los pescados de todo tipo (recuerda en dónde estaba situada Constantinopla), los cultivos de secano (vino, aceite, cereales) que son comunes en toda la región mediterránea y están perfectamente adaptados a climas cálidos y secos, así como derivados de la ganadería (especialmente ovina o caprina que se desarrolla muy bien en lugares secos e incluso fríos) como la leche, el yogur o el queso.
Te pongo algunas recetas que tanto a españoles (mediterráneos como ellos), como a rumanos (que continuaron su cultura, como ya hemos visto en la religión ortodoxa) o marroquíes (que tantas cosas heredaron de Bizancio y de la Ruta de la Seda) les van a ser bastante familiares
Las dolmades, hojas de vid (a veces también de col) rellenas.

Las yuvarelakia, albóndigas de cordero en un caldo espeso
la moussaka o tarta hecha de capas de carne molida, queso, y vegetales 

Tsatsiki . Pepino cortado en daditos, ajo y eneldo con aceite de oliva, vinagre y yogur, que se consume untando el pan en él. 


Arroz pilaj Arroz aromatizado con clavo, laurel, canela y cardamomo, y cocido con almendras y pasas. 
Khoriatiki: ensalada, cebolla, pepino, pimientos, aceitunas y queso feta , aceite de oliva y orégano. 

Por cierto, ¿sabes que los bizantinos inventaron el tenedor?




Para saber más. 

Y ahora que has leído esto, copias las siguientes preguntas en tu cuaderno de sociales y contéstalas (Todo viene en el texto pero a veces tendrás que pensar un poco)

1.-En Bizancio había grandes diferencias entre ricos y pobres, ¿cómo se ve esto en la comida?

2.-Si recuerdas Bizancio era el antiguo imperio romano (su parte occidental) ¿Qué queda de los romanos en su cocina?
¿Y de los griegos, que eran la parte oriental del Imperio?

3.- Explica en qué consistía el gárum (Lo tienes en un enlace)


4.- ¿Qué era la ruta de la seda? (lo tienes en un enlace) ¿Qué toma de ella la cocina bizantina? ¿En qué otros pueblos influirá?

5.- ¿Por qué usan tanto pescado?

6.- ¿Qué cultivos eran más frecuentes? ¿Por qué?

7.- ¿Por qué usan tanta carne de oveja?


8.-¿Hay algún plato de los que vienen al artículo que se parezca a alguna comida de tu país? ¿Cuál? ¿Por qué crees que pasa esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario