sábado, 6 de octubre de 2012

El libro del sábado. DIARIO DEL AÑO DE LA PESTE. DEFOE





Todos lo conocen por su famoso Robinson, pero Daniel Defoe es mucho más.
Es, ante todo, un ilustrado con un siglo de adelanto, un espíritu observador, reflexivo y crítico que florece cuando las Luces aún no se han encendido.
Quien quiera comprobarlo no tiene más que leer este fantástico libro que narra la terrible peste que asoló Londres en el siglo XVII.
En ella, el escritor, disfrazado de testigo de la tragedia, se nos muestra mucho más como un periodista actual que un autor clásico, analizando las causas y consecuencias de la epidemia como si estuviera escribiendo un reportaje.
Se salva así de la truculencia que tiene el tema y describe con pulcritud todas las fases de la enfermedad sin regodearse en sus miserias. Pues lo que a él verdaderamente le interesa es analizar la sociedad de su tiempo y comprender cómo pudo extenderse la enfermedad por la ciudad más populosa de Europa.
Con listados y cifras nos detalla la geografía del contagio para luego intentar comprender qué efectos tuvo en la comunidad. Pasa así revista a la piedad religiosa (y de paso elimina de un plumazo toda superstición sobre el Castigo divino), las distintas disposiciones de las autoridades (que critica o alaba, según su criterio), los comportamientos que van desarrollando tanto sanos como infectados, analiza la infraestructura que se crea para controlar la catástrofe, investiga sobre los casos de contagio…
La enumeración resultaría interminable, pues casi es un tratado completo de la Peste del que se puede aprender de una forma rigurosa pero leve, pues es capaz de ir conduciéndonos por los distintos rincones de la ciudad y la campiña sin que por un momento decaiga la atención.
Para aquellos que busquen textos sobre la enfermedad y sus relaciones con la economía, sociedad o ideología de la época es una verdadera mina, pues tendrá todo Londres a sus pies para observarlo con todo detenimiento.
Una magnífica novela histórica que no lo es. Puro periodismo del siglo XVIII

No hay comentarios:

Publicar un comentario