sábado, 27 de julio de 2013

El Libro del sábado. LA FLORENCIA DE SAVONAROLA

Si en la obra que comentamos de Nestor Luján podíamos ser espectadores de la Florencia de Lorenzo el Magnífico, en esta novela que hoy presentamos sería su continuación lógica (al menos en el tiempo, no en los personajes), arrancando con la muerte del gran Medicis e internarnos por las oscuras pasiones de la Florencia de Savonarolla.

La veremos a través de los ojos de su protagonista, hija menor de los Cecci, una próspera familia de comerciantes de telas. (La fortuna de mi padre provenía de los vapores de las cubas de tinte que había en las callejas de Santa Croce) Una pequeña rebelde que quiere salirse de las cárceles establecidas por su género y convertirse en pintora.
A lo largo de sus páginas conoceremos el ambiente pagano de la gran Florencia que poco a poco va siendo acorralado por la intolerancia religiosa y moral del monje iluminado, Savonarola. Su auge, poder absoluto y aún más terrible caída

El santo fraile, por lo visto, estaba en contacto directo con Dios y, cuando, juntos, contemplaban Florencia, veían una ciudad corrompida por los privilegios y la vanidad intelectual



Sobre este cañamazo histórico (en el que llegará a salir un joven Miguel Ángel, disfrazado en la historia), la autora plantea temas sumamente contemporáneos como la homofobia o el machismo, el papel subsidario de la mujer, el amor y sus fatalidades, el arte y la cultura como forma de salvación personal, las intolerancias religiosas…

Los asuntos de gobierno son para los hombres. Las mujeres son débiles e irracionales y deben ser siempre obedientes, castas y calladas

En resumen, un libro de lectura muy amena con perspectiva femenina (tanto en los grandes temas como en la propia Historia) muy interesante.





No hay comentarios:

Publicar un comentario