miércoles, 24 de septiembre de 2014

LA EXPULSIÓN DE LOS MORISCOS


Expulsión de los moriscos desde el puerto de Denia

Ya insinuada en tiempos de Carlos V y Felipe II, fue realizada definitivamente en 1609 en tiempos de Felipe III y su valido, el duque de Lerma.
Ésta se produce en un contexto internacional favorable (Tregua de los 12 años) que aliviaba el conflicto exterior y la economía (aunque , según Elliot, la expulsión fue también una forma de contrarrestrar la supuesta humillación de este tratado).
Duque de Lerma

Sus causas son aún muy discutidas.
Evidentemente pesaba la opinión pública, que era contraria a los moriscos, al ser estos (especialmente en Castilla) una población que nunca llegó a asimilarse socialmente y formaban grupos diferenciados de los cristianos viejos, manteniendo costumbres, idioma (algarabía) o trajes propios (Como hemos visto en un artículo anterior, solían formar grupos muy cohesionados en torno a las familias, muy endogámicos en sus matrimonios y con unas altas tasas de natalidad).
A esto se habría que unir la progresiva idea de que estos moriscos formaban una quinta columna que apoyaba al turco y a los piratas berberiscos (esto lo explicamos mejor aquí).
.

Por último pesan los prejuicios religiosos, pues, como ya vimos, pese a su conversión forzada, muchos de ellos seguían manteniendo la fe musulmana, practicada en secreto.

Junto a todo ello podemos encontrar motivos políticos y económicos.
Según algunos historiadores, la expulsión de los moriscos en una forma propagandística para ganarse popularidad por parte del Duque de Lerma, especialmente tras la paz (deshonrosa para algunos) con Londres y Países Bajos y la progresiva crisis económica que, generada en el siglo anterior, se iría poco a poco profundizando.
Por otra parte, e igual que habían hecho los Reyes Católicos con los judíos, la expulsión de los moriscos era una forma más de unir monarquía a catolicismo, uno de los pocos vínculos comunes que tenían los distintos reinos de las Españas, como ya vimos aquí
Económicamente, algunos sectores de la pequeña nobleza ansiaban las tierras moriscas, aunque esto no ocurría en Levante, cuya nobleza tenía en esta población una excelente y barata mano de obra agrícola.

Expulsión de los moriscos. Boceto de Vicente Carducho

Como veis el tema es complejo, como lo son sus consecuencias.
Aproximadadamente salieron de la Península unos 300.000 moriscos. En Castilla apenas si fue significativo pero en otros lugares como Aragón o sobre todo Valencia, llegaron a ser casi un tercio de su población.
Por ello, y especialmente en Levante, su expulsión produjo un problema demográfico.
Especial importancia tuvo en el reino de Valencia, dejando despobladas grandes zonas montañosas que se suple con mallorquines o genoveses.
Desorganización de la agricultura, especialmente la más especializada (morera y caña de azúcar), que fue sustituida por otra de secano, mucho menos productiva, en las tierras en las que trabajaban, produciendo una importante bajada de rentas en sus dueños.
Un trasvase cultural hacia el Magreb (ideas renacentistas, técnicas de irrigación, arquitectura).

No hay comentarios:

Publicar un comentario