lunes, 29 de septiembre de 2014

NAPOLEÓN III (II) LA POLÍTICA EXTERIOR

Napoleón III
Tomado de  wikipedia

La activa política exterior del Segundo Imperio francés hay que entender en función de varias razones.
Por una parte es una competencia directa contra Inglaterra, que había comenzado su imperio mucho antes (pues anterior había sido su revolución industrial), buscando nuevos territorios en el Norte de África e Indochina que sirvieran de estímulos a su revolución industrial.
Por otra es una lucha por la hegemonía continental contra Prusia (el estado rector de la unificación alemana) que se había fortalecido con su victoria contra Austria en Sadowa (1866).
En tercer lugar no hemos de olvidar el tipo de régimen (populista y personalista) de Napoleón III que pretende golpes de efecto (como su intento fallido mejicano) o debe realizar acciones de cara a la opinión pública (apoyo al Papa en la unificación italiana frente a las presiones de los sectores católicos franceses, encabezados por su propia mujer, Eugenia de Montijo)

En África siguió la línea comenzada en el reinado de Luis Felipe, controlando por completo Argelia y Senegal.
En Asia, tras la Segunda Guerra del Opio, consiguió firmar (junto a otros países) los tratados de Tianjin (1860) en donde se obligaba a China a abrir once puertos al comercio internacional.
Caricatura sobre el reparto comercial de China

Su empresa más personal fue la expedición franco-española a Conchinchina (Vietnam) que supuso su entrada en la zona de Indochina (frente al control británico de la India).
En Europa continental mantuvo numerosos conflictos buscando la hegemonía. Para ello apoyó los inicios de la unificación italiana contra Austria (batallas de Magenta y Solferino en donde nacería la Cruz Roja) tras el tratado de Plombieres que le concedió la posesión de Niza y Saboya, aunque posteriormente abandonó la lucha ante el peligro de los Estados Pontificios e incluso apoyó decididamente al Papa frente a las fuerzas unificadoras.


Batalla de Solferino
Tomada de wikipedia

Junto con Gran Bretaña y Turquía participó en la Guerra de Crimea contra Rusia para evitar el avance de ésta hacia los Balcanes.
Con Prusia mantuvo una primera actitud de neutralidad (cuando ésta luchaba contra Dinamarca o Austria) pero se terminará por enfrentar en la guerra francoalemana que ya analizamos aquí

.
Sin embargo, su expedición más asombrosa (y fracasada) fue la que intentó en Méjico. Ante el anuncio de Juárez de no pagar su deuda externa, Francia, España y Gran Bretaña entraron en el conflicto civil, apoyando al candidato de los conservadores (Maximiliano de Austria).
España y Gran Bretaña pronto se retirarían, pero Francia siguió en el conflicto intentando ventajas comerciales.
Sin embargo, la derrota de Puebla hizo que abandonaran al emperador a su suerte, siendo finalmente fusilado, como Manet pintó en su famoso lienzo inspirado en Goya
.


Tomado de wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario