martes, 23 de septiembre de 2014

CARLOS III Y LAS DEFENSA DE LA COSTA


Si el gran problema del siglo XVII (especialmente en las costas mediterráneas) fue la piratería berberisca de la que ya hablamos aquí, en el siglo XVIII será Inglaterra (el gran enemigo común de España y Francia), tanto por sus ataques navales como por sus prácticas de contrabando desde sus posesiones (Gibraltar, Menorca).

Por ello una parte importante de la costa andaluza mediterránea fue objeto de atención por parte de los gobiernos de Carlos III que realizó una serie de pequeños castillos (más pensados para el avistamientos que para la defensa eficaz contra un ataque masivo) construidos por ingenieros militares.

Garrucha, Villaricos, Macenas, San Juan de Terreros son ejemplos de estas construcciones de torres cilíndricas, muros en talud y estructura compacta que constituyen una arquitectura poco estudiada pero sumamente interesante.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario