jueves, 4 de septiembre de 2014

LOS ÚLTIMOS DIÁS DE TORRIJOS

Tomado de malaga historia

Torrijos es la perfecta representación del militar decimonónico, muy diferente a lo que luego se convertirá el ejército en el siglo XX.
Patriota y liberal combatirá contra los franceses durante la Guerra de Independencia (inicia sus acciones en el famoso cuartel de artillería de la actual plaza del 2 de mayo, junto a los famosos Daoíz o Velarde) 

Con el retorno de Fernando VII, y con él el absolutismo, ingresa en la masonería y se compromete en varios intentos de pronunciamiento que buscaban la recuperación de la Constitución de Cádiz, como el de Van Halen.
Detenido y encarcelado en Murcia, salió de la cárcel con el pronunciamiento de Riego y el inicio del Trienio Liberal.
Durante esta etapa se destacó como exaltado (la versión más progresista de los liberales), volviendo a combatir con los famosos Cien Hijos de San Luis enviados por la Santa Alianza, defendiendo Cartagena.
Tras la vuelta del absolutismo (década Ominosa) emigró a Inglaterra. Desde allí se convirtió en el líder de los liberales en el exilio, volviendo a planear un pronunciamiento para acabar con el absolutismo. Desembarca así en Gibraltar y se dirige a Málaga con un escasísimo ejército que pretendía ser la punta de lanza de un movimiento más general.
Al intentar desembarcar en Málaga es descubierto y tras una azarosa persecución, tomado prisionero en una alquería cercana a Alaurín de la Torre. Desde allí será trasladado a Málaga, siendo fusilado en la playa de San Andrés.

Tomado de wikipedia

Su muerte generó algunas obras de arte verdaderamente interesantes, como el conocido Fusilamiento de Gisbert de aires tan velazqueños y goyescos, o el poema que escribirá Espronceda
A la muerte de Torrijos y sus compañeros
Helos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están ¡ay! los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.
Ansia de patria y libertad henchía
sus nobles pechos que jamás temieron,
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.
Españoles, llorad; mas vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,
y los viles tiranos con espanto
siempre delante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.
.


En el mismo centro de Málaga (plaza de la Merced) se erigió un obelisco en su memoria con alguna  frases más  grabadas en la base.
A mi siempre me ha emocionado una de ellas, acaso porque la he visto reflejada en alguna de las peripecias de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario