sábado, 29 de junio de 2013

El Libro del sábado. LA LLUVIA AMARILLA. LLAMAZARES

Entre tanto abandono y tanto olvido, como si de un verdadero cementerio se tratara, muchos de los llegados conocerán por vez primera el terrible poder de las ortigas cuando, adueñadas ya de las callejas y los patios, comienzan a invadir y a profanar la memoria de las casas


.
Ya son varias las relecturas que he hecho de este libro, y en cada una de ellas he vuelto a sentir lo mismo: la profunda melancolía que te desgarra lentamente según avanzas en su lectura.
Pues es la historia de una doble muerte, la del protagonista y del propio pueblo aragonés (Ainielle), una de tantas aldeas de la montaña aragonesa que comenzaron a despoblarse a partir de los años 60, muriendo lentamente hasta quedar reducidas a puros recuerdos colgados de los valles.
on un estilo poético, una especie de monólogo interno de su último habitante, avanzaremos y retrocederemos en el tiempo para ir sintiendo cómo la soledad crece como lo hacen las zarzas sobre las ruinas, y muy pronto el hombre sólo tendrá como única compañía las conservaciones con los muertos, con los huidos mientras el tiempo se sucede en largos inviernos en donde la nieve lo puede todo hasta que llegue el momento de la lluvia amarilla. A partir de entonces la realidad comenzará a desvanecerse, perdiendo ya toda su consistencia.


La lectura encoge verdaderamente el corazón y es todo un alegato de un mundo que desaparece sin que podamos (queramos) hacer nada.
Verdaderamente imprescindible. 
A mi juicio la mejor obra que ha escrito el autor que perfectamente puede utilizarse con alumnos de geografía a partir de 3º de la ESO para trabajar este aspecto del poblamiento


No hay comentarios:

Publicar un comentario