lunes, 6 de septiembre de 2010

ADALBERON DE LAON. Los que luchan, los que rezan y los que trabajan

El orden eclesiástico no compone sino un sólo cuerpo. En cambio la sociedad está dividida en tres ordenes. Aparte del ya citado, la ley reconoce otras dos condiciones: el noble y el siervo que no se rigen por la misma ley. Los nobles son los guerreros, los protectores de las iglesias. Defienden a todo el pueblo, a los grandes lo mismo que a los pequeños y al mismo tiempo se protegen a ellos mismos. La otra clase es la de los siervos. Esta raza de desgraciados no posee nada sin sufrimiento. Provisiones y vestidos son suministradas a todos por ellos, pues los hombres libres no pueden valerse sin ellos. Así pues la ciudad de Dios que es tenida como una, en realidad es triple. Unos rezan, otros luchan y otros trabajan. Los tres órdenes viven juntos y no sufrirían una separación. Los servicios de cada uno de estos órdenes permite los trabajos de los otros dos. Y cada uno a su vez presta apoyo a los demás. Mientras esta ley ha estado en vigor el mundo ha estado en paz.
Adalberon De Laon, (a.998).

Nobles luchando en Estella. Los que mantienen el poder militar y gran parte del económico

Tomado de www.sasua.net/estella/articulo.asp?f=escudo

El clero que acompaña a la nobleza, el que reza y controla ideológicamente la sociedad gracias al miedo.

Tomado de www.1romanico.com/004/foto1.asp?CODF=00004963

Y por fin los campesinos no privilegiados trabajando la tierra para mantener el sistema

Tomado de

http://www.circuloromanico.com/index.php?menu_id=5&jera_id=71&page_id=188

No hay comentarios:

Publicar un comentario