domingo, 5 de junio de 2011

Contando Cuadros. LA TERRIBLE HABITACIÓN ROJA

Tomado de pincelyburil2

Esto era un día el cual yo me aburría mucho en mi casa y decidí ir a buscar a mi amiga para salir un ratillo y distraerme un rato y así vernos, que hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

Llamé a su casa y, como siempre que la decía de quedar ,ella nunca quería , siempre me ponía como excusa que tenía que estudiar . Sinceramente, no sé cuánto tiempo me tiré hablando con ella, ni tampoco sé cómo lo conseguí ,pero al final quedamos en que ella me llamaba para decidir la hora y quedar.

Después de un rato bastante grande que yo ya ni sabía que hacer mi amiga me llamó y me dijo que no había ningún problema, que quedábamos que ella ya había estudiado un poco y le dije que me viniera a buscar como en cinco minutos.

Al poco tiempo mi amiga llegó a mi casa y nos fuimos a dar un paseo y a contarnos nuestro problemas o lo que nos rondaba por la cabeza . En resumidas cuentas, lo que suelen hacer las amigas.

En primer lugar fuimos a un bar a tomarnos algo, ya que no hacía buen tiempo, y nos metimos dentro de un bar . Ahí estuvimos un buen rato hablando de que a ella la gustaba mucho estudiar pero por cosas de su religión no podía , además había una chica en su clase que le hacía la vida un poco complicada . Después de un buen rato ella seguía contándome esas cosas, pagamos y nos fuimos. Dando un largo paseo llegamos a un parque donde ella vio a la chica esa que no quería ver ni en pintura y decidimos irnos de allí . Ella me dijo que estaba cansada y que se quería ir a su casa y le dije que era súper pronto como para que se subiese y me dijo:

- - Lidia, si quieres subir a mi casa sube, pero yo me voy porque estoy demasiado cansada

- - Eli, no pasa nada, si te quieres ir a tu casa vete , pero yo me voy para la mía , que lo más seguro es que tenga que ayudar a mi madre

- - En serio Lidia, quédate aquí un rato y así seguimos hablando

No sé cómo lo hizo pero al final me quedé en su casa….

Ella era una muchacha de buena familia y su casa era enorme. Tenií mayordomo , chacha y de todo porque sus padres manejaban dinero. Bueno , como te iba contando su casa tenía unas escaleras enormes y con forma de látigo en plan forma de caracol . Subiendo esas enormes escaleras enormes me llevo hasta su habitación.

Su habitación a mi me daba un poco de cosa entrar porque era súper rara, tenía unos colores que no me molaba, pero ella decía que se sentía mazo de agusto en ella. Su pared no era de las típicas blancas de toda la vida sinoa roja y ,en medio de la habitación ,tenía un mesa muy grande que usaba para hacer los deberes o, para cuando a ella la traían el aperitivo, comerlo. En su mantel había rosas y flores en forma de látigo, muy raro todo, pero aun así a ella le gustaba todo y se sentía súper a gusto en esa habitación roja que tenía una ventana por la que, cuando estaba mal, me dijo, le gustaba salirse para respirar aire puro ...

Pero la que necesita respirar ella yo y al rato la dije que me tenía que ir porque si no mi madre me iba a regañar

Le dije a ver si quedábamos más a menudo y me fui.

Lidia Sánchez (2º PCPI, IES Los Olivos, Mejorada del Campo)

1 comentario:

  1. Buena idea esta que nos presentas... La tendré en cuenta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar