domingo, 5 de junio de 2011

VIVIENDO COMO UN ROMANO. DE DOMUS E INSULAE

Carranque. Toledo

Como ya conocéis cómo era la ciudad romana, los foros, las termas, los teatros o los anfiteatros, hoy vamos a entrar en la casa de un romano para ver sus partes y ambientarnos.

Primero iremos a la casa de un patricio (DOMUS) para luego ver la de un plebeyo más pobre (ÍNSULA)

Carranque. Toledo

Venga, situémonos. Estamos en una calle cualquiera, empedrada y con aceras.

Incluso hay pasos de cebra (las piedras levantadas) que obligan a los carros a frenar su marcha.

¿Estáis preparados?

Pues esta es la entrada, casi como ahora, con su mosaico advirtiéndonos que tengamos cuidado con el perro.

Desde aquí pasamos a un pasillo, llamado fauces.

Y desde allí al atrio, el primer patio.

En él tenemos un agujero en el techo (compluvium) que nos sirve para recoger el agua de la lluvia en un estanque subterráneo (el impluvium)

Casa di casca longus.Pompeya. Atrio



compluvium

También tenemos una pequeña mesa (ara) para hacer pequeños sacrificios,

Casa del tremezzo de legno. Herculano

Y también el larario. Una capillita con los dioses familiares junto a la cual se solía colocar el armario para las imágenes maiorum (las esculturas de los antepasados que protegían a la familia y servían para decirle a todo el mundo la importancia de la familia)

Casa de casca longue. Pompeya. Larario

En torno a este atrio se encuentran las habitaciones de los esclavos, la cocina y las letrinas.

Para cocinar como un romano

Desde aquí podemos pasar al segundo patio, con sus columnas y porticado, llamado peristilo. En su centro existía un jardín y fuentes (ninfeos) que refrescaban el ambiente y servían para iluminar las salas que hay en torno suyo.

Estas salas eran a veces pequeñas y cuadrangulares (cubicula), habitaciones de los distintos miembros de la familia. Su mobiliario era escaso: una mesa, una cama, pero las paredes pintadas con escenas y los suelos con sus mosaicos.

Carranque. Cubicula

Cubícula Villa de los misterios. Pompeya

Cubicula. Pompeya

Para calentarse tenían braseros

Y para iluminarse, lucernas de aceite

Al fondo solía estar la mejor sala, el triclinium: comedor, lugar de reunión y de recepción… En él nos aparecen los mejores mosaicos y pinturas y largas mesas con triclinios (sillas para comer medio tumbados).

Carranque. Triclinium

Pompeya

Triclinium Villa de los Misterios. Pompeya

Triclinium. Pompeya

Algunas familias poderosas tenían, tras el peristilo, su propia huerta, como podéis ver en esta foto.

Estas eran las domus, pero los menos agraciados no tenían tanta suerte y vivían en casa de varios pisos y empinadas escaleras llamadas insulas, hechas de materiales pobres y que sufrían numerosos derrumbes e incendios (el propio Augusto creó el primer retén de bomberos en Roma)

Os dejo dos videos para que podáis repasar mejor

No hay comentarios:

Publicar un comentario