miércoles, 1 de junio de 2011

Contando Cuadros. SOBREVIVIENDO EN GRECIA


Todo empezó cuado iba de crucero con mi familia (Mi Padre, mi madre, mi hermano y yo).

El barco dio la alarma de entrada de agua en la zona de abajo. Cogimos un bote y nos largamos del barco. Llegamos a una orilla, no parecía una isla por lo que estábamos en un golfo. Empezamos a andar y nos encontramos en una zona montañosa cuando no dimos la vuelta en la cima de una montaña, vimos de que habían montañas hundidas el mar.

Ya era de noche y nos escondimos en una cueva, hicimos una fogata y calentamos nubes que tenía en la mochila antes de dormir yo solo dí una vuelta por la cueva y encontré pinturas de hace siglos antes de Cristo. Me cansé de andar y volví con mis padres para ir a dormir. Amaneció y fuimos caminando hasta llegar a un poblado o una ciudad de aquel sitio.

Caminamos horas y horas y encontré a lo largo un tejado naranja, fuimos todos corriendo y pensando en que estábamos todos salvados cuando llegamos y con pena vimos que no habíaa nadie en ese poblado

Volvió a anochecer y nos metimos a dormir en una caseta hecha de piedra. Era muy grande por lo que me impresionó que no hubiera ni un servicio en la casa. Llegue a un último cuarto porque no podía aguantar más, así que lo hice en una sala grande que de repente… Me di cuenta de que me explicaron que esa era una sala era la parte de un templo, en donde se ponían los tesoros: el opistodomos.

Otra vez amaneciendo nos fuimos por un camino que salía del pueblo, era todo un descampado. Estaba muy tranquila esa zona, así que aprovechamos para echarnos una siesta en la hierba. Pasando el rato vimos pasar un helicóptero, así que para que nos viera, saqué una chapa de metal para que con él, al moverlo, diera reflejo.

Nos rescataron y nos llevaron a un hospital. Cuando nos recuperamos llevamos a arqueólogos para que inspeccionaran ese poblado. Nos dijeron que era de época de la antigua Grecia y también que si vendíamos esas ruinas nos haríamos millonarios.

Las vendimos.

Cuando volvimos a casa llegamos felices pero, había un gran fallo, que eso no fue real, que yo ni he naufragado ni soy millonario, porque yo estoy aquí en el Word de mi ordenador inventándome una historia.


David Illescas (1º ESO C, IES Los Olivos, Mejorada del Campo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario